0

La época en la que estamos ha hecho que los consumidores miren mucho el precio de lo que compran, las ventas han bajado y la presión para las pymes es muy alta. Sin embargo, la alternativa de bajar los precios puede ser una trampa mortal para la empresa. Las consecuencias pueden ser devastadoras: el riesgo de entrar en una guerra de precios donde los competidores bajen aún más sus precios, es muy elevado. Si no se reducen los costes, los beneficios caerán en picado. Además hay que tener en cuenta que después volver a subir los precios resultará muy difícil y reducir precio significa quitar valor al producto o servicio que se da. No tocar los precios debe ser una máxima que, salvo muy extrañas excepciones, no debe saltarse nunca.
Cuando una empresa baja el precio de sus productos o servicios, lo que busca, en realidad es una respuesta a corto plazo que aumente sus ventas. De esta manera, para evitar bajar el precio es necesario buscar alternativas que lleven a este resultado.

Aumentar el valor de tus productos o servicios

Aumentar el valor real a través de mejoras o aumentar el valor percibido por el cliente a través de una mejor comunicación que realce los valores actuales, se trata de la estrategia más deseable porque lo que hace es diferenciar frente a la competencia. Sin embargo, se trata de una estrategia que a corto plazo es muy difícil de conseguir. Ésta puede ser la estrategia a medio plazo pero, la realidad casi siempre es cruel y hay que buscar opciones más rápidas hasta que se consiga este objetivo. Lo importante es vender y no podemos esperar.

Promociones, ofertas y rebajas

Es la alternativa que más rápido viene a la mente para evitar bajar los precios. Ofrecer un descuento, un 2×1, segunda unidad a mitad de precio, llévate esto y te regalo aquello… Funciona, a la gente le gusta y suele reaccionar muy bien a este tipo de acciones. Parece fácil, pero deben ser acciones muy bien pensadas (como siempre la creatividad jugará a favor), limitadas en el tiempo y muy bien comunicadas. Cualquiera puede hacerlo, la cuestión es hacerlo mejor que la competencia.

Ofrecer packs

Ya se trate de productos o servicios, si se ofrecen varios en un solo paquete, el precio puede ajustarse más y se juega además con el valor real y percibido del cliente. Un determinado coche por 9.990 euros puede parecerme caro pero si por un euro más me lo llevo “completamente equipado” ya es otra cosa. La clave en este caso es conocer muy bien los productos o servicios a vender y los clientes los que se dirige para hacer packs interesantes que aporten valor.
Reducir la cantidad a la vez que el precio
A través de un producto más pequeño o un servicio con menos funcionalidades se podrá llegar a aquellos que sean más sensibles al precio. Por ejemplo, frente a los paquetes de viajes convencionales que existen desde hace varias décadas, ahora la fórmula avión + hotel ofrece una alternativa a quienes prefieren pagar un poco menos y buscarse la vida a la hora de hacer los traslados en el destino.

Replantear la presentación de los precios

Más relacionado con la comunicación de la que hablábamos antes, se encuentra la estrategia de plantear los precios de una forma más sugestiva para el cliente. Si alguien se parara a pensar cuánto cuesta el kilo de palomitas en cine, probablemente vería la película mientras come unos percebes. Presentar los precios por día u ofrecer el cálculo de cuánto se ahorraría comprando determinado producto, puede ser una buena forma de captar la atención del cliente al producto en cuestión.
En definitiva, la comunicación y la creatividad son aspectos clave para aumentar el valor que perciben los clientes y no se deben descuidar si no se quiere abocar a una guerra de precios donde, al final, todos pierden.  
Cuéntanos tu experiencia y todos aprenderemos algo más.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *