Septiembre es el mes de la cosecha

Hoy empieza Septiembre, un mes odiado por muchos: se acaban las vacaciones, los pequeños vuelven al cole, los atascos inundan de nuevo las ciudades y el tiempo nunca nos gusta (si hace calor malo y si llueve peor). Sin embargo, en Sanva, nos gusta este mes y especialmente este año. Hemos estado trabajando duro durante el verano para lanzar nuevos proyectos y se presenta una recta final de año frenética. Al fin y al cabo, estamos en época de cosecha ¿no?

Te proponemos un trueque

Cuando lanzamos la web allá por el mes de junio, incluímos una sección muy especial: Trueque. Nació de la idea que cualquier empresa puede y debe hacer marketing, desde las más grandes y conocidas hasta las más pequeñas o incluso los autónomos. Sin embargo, es cierto que, a veces, el presupuesto es limitado por no decir casi nulo y muchas empresas piensan que cualquier acción les va a costar mucho dinero ¡y más aún si consultan a una empresa de marketing!

Trueque
No permitas que el presupuesto corte tu camino hacia el éxito

Para demostrar que no hace falta un gran presupuesto y ayudar a las empresas más pequeñas también pueden aprovechar los beneficios del marketing proponemos a todos aquellos que les interese hacer un trueque entre sus productos y servicios y los de Sanva. Desde una asesoría para ver cómo mejorar el negocio hasta el desarrollo de acciones concretas, todo a la disposición de quién esté interesado en aumentar las ventas.

Nos vamos de gira

Otra de las acciones que nos hace especial ilusión en este mes es que empezamos con una ronda de eventos donde vamos a tratar, de forma breve y concisa, los temas que más interesan a las empresas. El primero será el 29 de este mes y tratará sobre porqué bajar los precios siempre debe ser la última opción y qué se puede hacer para evitarlo. Tendrá lugar en el restaurante Valsán, en calle Valle de Tobalina, 52 y tendrá un formato abierto para que todos los asistentes puedan resolver las dudas que tengan sobre el tema. Si estás interesado en participar, envíanos un correo electrónico a info@sanva.es y te daremos más detalles.

Colaboraciones

Se supone que de esto no debería hablar ¡pero tengo tantas ganas de contarlo! Si lees asiduamente este blog, sabrás que apostamos firmemente por las colaboraciones para conseguir mejores resultados con menos recursos. Nos hemos subido al carro y este mes os enteraréis a través de las redes sociales de una nueva colaboración para hacer llegar más lejos las oportunidades que el marketing ofrece a las pymes.

Como ves, Septiembre va a ser un gran mes en Sanva. ¿Y tú qué planes tienes para este mes? Cuéntanoslo. Entra sin llamar

Desmarcarse de la competencia a través de un evento

Cuando nació este blog, hace ya más de cinco años, su orientación era exclusiva hacia el mundo de los eventos. La verdad es que había mucho de marketing también en las primeras entradas, pero los eventos eran el hilo conductor. Al redefinir el foco hacia ideas y consejos de marketing para pymes, las entradas dedicadas a los eventos se han reducido considerablemente, pero, en ningún caso es porque los eventos no sean aptos para pymes, si no, simplemente ¡porque hay mucho de qué hablar!

De hecho, los eventos son especialmente interesantes para cualquier pyme porque es la forma de desmarcarse de la competencia. La verdad es que los eventos no suelen ser una acción de marketing que las pymes suelan plantearse. Habitualmente se consideran caros y poco productivos pero, si están bien planteados, no van a ser ni una cosa ni otra. Probablemente tu competencia no haga ningún tipo de evento así que ¡es tu oportunidad! Los clientes sabrán distinguirte entre tus competidores.

Evento para una pyme

Crear emociones que nuestros clientes recuerden

A lo mejor has oído hablar del marketing de experiencias, o decir que el marketing debe buscar emocionar. Los consumidores estamos hartos de recibir mensajes publicitarios e información constantemente. Por eso hay que ir más allá del cerebro e ir al corazón, lo que es lo mismo crear emociones que resultarán mucho más fáciles de recordar. Las empresas grandes lo hacen constantemente y para ellas es muy rentable ¿por qué no va a serlo para una pyme?

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, para que un evento sea rentable es necesario dedicarle un gran esfuerzo y una pormenorizada organización. Un evento requiere tiempo. Quizá verano sea una buena época para plantearlo. Hay que pensar mucho qué, cómo, cuándo, para quién y, sobre todo, para qué. Como en cualquier acción de marketing, lo principal es determinar el objetivo a alcanzar y el público al que va dirigido. Una vez ahí, sólo es cuestión de planificar detalladamente todo lo que se hará y echarle imaginación para impactar sin pasarse del presupuesto. Tampoco hay que olvidar las acciones previas al propio evento, que pueden ser una buena manera de hacer publicidad o nuevos contactos. ¡No dejes ningún detalle al azar!

Quizás un ejemplo sea más claro 

¿Sigues pensando que un evento no encaja en tu negocio? A lo mejor eres una peluquería y crees que en tu negocio no tiene cabida un evento. De hecho, hiciste la inauguración del local, pero más que nada, fue una fiesta familiar. Sin embargo ¿quieres atraer más clientes? Pues imagina: puedes hablar con el del bar de la calle de al lado, el que tiene una terraza grande que se llena todas las noches de verano y montar con él un evento donde saques tu peluquería a la terraza en una de esas noches. Puedes peinar a precios populares con peinados fresquitos mientras los clientes se toman un nuevo cocktail que tiene el nombre de tu peluquería. ¿Crees que esta acción serviría para darte a conocer y conseguir nuevos clientes? Pues, amigo, esto es un evento. Y aún se podrían hacer muchas más cosas, te lo garantizo.

 Ve donde están tus futuros clientes

Si los clientes no van a tu negocio, tienes que salir a buscarlos.Organizar un evento no debe darte miedo porque resultará una acción muy enriquecedora (en todos los sentidos, incluído el monetario), pero recuerda que organizar un evento no es lo mismo que, simplemente, montar un evento. Para conseguir sacarle el máximo partido a tu evento la organización debe ser al milímetro. Si necesitas ayuda, no dudes en dejarnos un comentario abajo. Entra sin llamar.

Los eventos también son para las pymes

Esta semana se celebra en Madrid Fitur, la feria anual del Turismo. He de confesar que es mi feria favorita tanto por el sector al que se dirige, como por la originalidad de los expositores y por supuesto por las cifras que presenta. Este año Fitur cuenta con más de 9.000 empresas participantes y la presencia de 165 regiones, por no hablar del público estimado que calculan.

Quienes me conocen saben que los eventos son acciones que me apasionan. Pero ¿puede realmente una pyme meter en su plan de marketing la participación en eventos?. Cada pyme tiene sus propios objetivos y condiciones, pero la respuesta a esta pregunta es un rotundo sí. No solo pueden meter eventos en sus planes de marketing si no que, además, deberían hacerlo.

Ventajas de los eventos para las pymes

Las ventajas que una empresa de tamaño medio o incluso pequeño van a encontrar, son básicamente las mismas que encuentra una gran empresa. Hay muchos tipos de eventos y cada uno de ellos ofrece distintas oportunidades. Dependiendo de cuál sea el objetivo de la empresa se trabajará en uno u otro. No es lo mismo un evento donde se buscan nuevos clientes que uno que lo que busca es fidelizar a los clientes actuales de la empresa o uno que pretenda animar al equipo a lograr un reto.

Seguir leyendo

Tres consejos para hacer eventos muy útiles en 2011

Quien más y quien menos ya ha planificado o está planificando las estrategias y tácticas para el próximo año. Probablemente, las premisas sean varias ideas que no son nuevas: estamos en crisis, los presupuesto se reducen y, sin embargo, necesitamos aumentar ventas. Por ello, quiero presentar tres consejos simples que pueden ayudar a conseguir los objetivos presentados para el próximo año.

  1. Revisar los eventos anuales y plantearse si deben seguir, si se deben cambiar o si se deben eliminar. Por ejemplo, si todos los años organizamos un evento destinado a nuestros clientes para presentarles las novedades y reconocer a algunos de ellos, es posible que el evento empiece a estar “demasiado visto” por parte de nuestros clientes y haya perdido el interés. Además, podríamos plantearnos si realmente el mensaje de las novedades llega a aquéllas personas de la organización que nos interesan o se queda sólo en la representación que acude al acto. Quizá sea el momento de reorganizar el evento y darle aires nuevos, cambiando el ambiente, ofreciendo las novedades a tiempo real a través de un evento digital, etc. Las posibilidades de sorprender son muchas  y los resultados del efecto sorpresa, por todos es conocido, que suelen ser muy buenos. 
  2. Plantearnos la mejor opción para conseguir el objetivo marcado y al menor coste. Por ejemplo, nuestra empresa quiere fidelizar y estrechar lazos con sus mejores clientes. Para ello, una magnífica opción sería organizar un viaje exótico donde agasajarles y premiarles por su fidelidad. Sin embargo, esta opción plantea dos problemas: uno, el presupuesto, que suele ser elevado, y otro, que el número de clientes que pueden optar a estar en el viaje, probablemente sea menor que el número de clientes con los que nos gustaría estrechar lazos. Llegados a este punto, la alternativa no es tirar la toalla, sino buscar la mejor opción para conseguir el objetivo marcado al menor coste. Quizás, investigando un poco, a nuestros clientes les gusta jugar al futbol o al golf, por lo que podríamos organizar un pequeño torneo donde compartieramos con ellos momentos distendidos donde estrechar lazos y a la vez, se sientan más unidos a nuestra empresa. 
  3. Dar una vuelta de tuerca más al evento. Por ejemplo, nuestra empresa necesita desesperadamente aumentar la base de clientes y para ello decide acudir a una feria sectorial. A la hora de organizar esta feria, debemos tener claro que el objetivo es captar nuevos clientes. Todo debe estar diseñado para que este objetivo se cumpla, desde el diseño del stand, donde quizá primaremos que sea llamativo, frente a promover zonas de reunión o relax donde puedan apalancarse clientes ya conocidos (para hablar con ellos quizá tengamos una pequeña liga de fútbol) hasta el modus operandi del personal que acudirá. Seguro que si pensamos en opciones, se nos ocurran distintas maneras de captar datos de posibles clientes, incluso más allá del típico sorteo. 

Aún se podrían dar muchos más consejos a la hora de plantear los eventos del año que viene. De hecho, por no aburrir he eliminado un par de ellos. En todo caso, todos ellos se pueden resumir en uno global y útil para cualquier acción de marketing: plantear los eventos siempre teniendo como timón el objetivo fijado, que debe ser claro y completamente definido.

La rentabilidad de los eventos (que se lo digan a las grandes empresas)

Ayer mismo leí que el Banco Santander recuperó 25 millones de su patrocinio en la Fórmula 1.Las cifras impresionan pero realmente la noticia no es tan sorprendente. A lo largo de los años me he encontrado con profesionales que opinaban que había mejores cosas en las que gastarse el dinero que en este tipo de acciones de Marketing. Aunque respeto su opinión, no la comparto en absoluto. Si hay algo que está claro, es que las personas recordamos aquello que nos llega más allá del cerebro. Recibimos constantemente información, datos, cifras… y lo que recordamos es lo que nos cuenta un amigo mientras tomamos un café, la última ocurrencia de nuestro hijo o sobrino y el chiste malo que contó, sin gracia, el jefe en la cena de empresa de las pasadas Navidades. Los eventos buscan eso, buscan estimular emociones que provoquen, no solo la transmisión del mensaje que queremos dar, sino que, además, se recuerde.
Permitidme que os cuente una pequeña historia: un día de verano, en Madrid, volvía del trabajo en plena tarde cuando, al pasar andando por la Plaza Colón, me crucé con una joven que empujaba un carrito de botellas de agua. Se trataba de una acción de street marketing de la marca Font Vella para el lanzamiento de sus refrescos de agua con sabor a frutas. De esto han pasado más de tres años, pero aún recuerdo lo bien que me sentó, con el calor que hacía, ese agua fresquita con sabor a manzana. ¿Sencillo, verdad?
Los eventos, las acciones de street marketing, no tienen porqué ser caras, ni tienen porqué ser rebuscadas, pero sí deben ser meditadas para provocar el mayor impacto emocional posible y así, recuperar la inversión. Por ese motivo, las grandes empresas, de todos los sectores, llevan años utilizando este tipo de acciones. Y, a la vista de los resultados, lo seguirán haciendo.