Locales que venden. Cómo conseguir que el local de tu negocio venda

Todo aquel que tiene un negocio sabe que la principal actividad es vender. Ya lo hemos dicho muchas veces, todo vende, todo hace marca. Entonces, ¿cómo podemos conseguir que el local donde está nuestro negocio también venda?

El local forma parte de la imagen de marca y puede influir en la compra o no de nuestro producto. Esto es algo que tienen muy asumido los restaurantes, por ejemplo. ¿Quién no ha entrado alguna vez en un bar o en un restaurante solo por la decoración?

Es posible que, si te dedicas a otro tipo de negocio, estés pensando que en tu sector, tener una decoración cara o extravagante no hará que vendas más. Es muy posible que estés en lo cierto, pero no olvides, que tu local también vende.  No se trata de lujo y extravagancia. El local debe dar confianza a tus clientes, creará ciertas expectativas en cuanto al servicio o el producto. Además, suele ser una inversión importante y de medio o largo plazo. Por eso, es muy conveniente que pienses detenidamente cómo será el local que venda tu producto.

Pero ¿cómo se consiguen locales que venden?

Lo primero es pensar en el cliente objetivo ¿A quién te quieres dirigir? No será lo mismo si te orientas a un público joven que a uno más maduro, ni a un nivel adquisitivo bajo que a un nivel más alto… Tu local tiene que ser un lugar donde se sientan cómodos. De ningún modo te puedes permitir que tus clientes se sientan fuera de lugar porque, simplemente, dejarán de ser tus clientes.

Una vez que tienes claro que el foco del diseño es el cliente, plantéate cómo puede influir el local en la venta. ¿Para qué van allí los clientes? ¿Cuánto tiempo permanecen allí? ¿Qué hacen mientras están allí? ¿Van solos o acompañados? No es lo mismo el caso de un concesionario de coches que una frutería, aunque ambos son locales de venta de un producto concreto.

Otra cuestión importante que influirá para que tu local venda o no, será la diferenciación. Este aspecto es siempre muy relevante, pero más aún si el producto que vendes es similar al que vende tu competencia. Si no puede diferenciarte porque vendéis lo mismo, entonces puede diferenciarte por dónde lo vendes. Copiar la decoración o el estilo del negocio de al lado, muy probablemente, no será muy buena idea.

¡¡¡Y mucho menos me digas que el estilo de tu local es el de tu sector!!! Estoy pensando, por ejemplo, en las gestorías. Normalmente no puedes diferenciar unas de otras salvo por el nivel de antigüedad de los muebles (con perdón si tu negocio es una gestoría -también puedes llamarnos y te ayudamos a diferenciarte-). Sea cual sea tu sector, piensa en cómo podrías hacer que tu local sea un lugar más cómodo para tus clientes, cómo puedes aumentar la visibilidad de tus productos o servicios en él, de qué manera representa las ventajas competitivas de tu negocio.

Ten en cuenta que, además de diferenciarte de la competencia, la imagen que proyecta tu local tiene que estar alineada con la imagen de marca. No sólo estamos hablando de identidad corporativa, es decir, logos actualizados, etc. Hablamos de qué valores trasmite: modernidad, confianza, sofisticación, ecología, etc.

En resumen…

Aunque la reforma o la decoración del local es una inversión importante, no siempre la opción más cara será la mejor. Los locales que venden son los que cumplen las tres pautas que hemos indicado:

  • Un local en función del cliente ideal. Su opinión cuenta, incluso, más que la tuya.
  • Un local que vende es un local que te diferencia de la competencia.
  • El local que vende debe estar alineado con la imagen de marca.

Recuerda que ante una inversión como ésta, hacerlo bien es primordial para conseguir rentabilidad. Déjate aconsejar por profesionales. Una auditoría de la imagen de marca previa a los cambios puede resultarte muy beneficiosa.

Si te ha gustado este contenido, puedes compartirlo en las redes sociales y suscribirte para no perderte nada. También puedes dejarnos comentarios más abajo y contarnos si te habías planteado estas cuestiones antes o cómo has diseñado tu local.

 

 

 

Cómo conseguir un buen logo

Tener un logo puede tenerlo cualquiera. Tener un buen logo es algo más complicado. Si has llegado hasta aquí porque aún no tienes logo y quieres hacerlo bien desde el principio ¡genial!. Si, por el contrario, ya cuentas con un logo pero te estás planteando cambiarlo ¡adelante!. Evolucionar es sano.

¿Por qué es importante tener un buen logo?

El logo es la versión más simplificada de la empresa. Es la mínima expresión de la imagen de tu empresa, por lo que debes prestarle mucha atención. Tu logo aparecerá constantemente: en las tarjetas de visita que entregas, en la puerta de tu negocio, en el uniforme de tus empleados, en los vehículos de empresa, en la web, en buscadores, en redes sociales, en el propio producto, en el packing, etc. Se trata de una lista interminable de lugares donde se expondrá para, poco a poco, ir haciendo que tu empresa sea conocida y reconocida.

Si vas a utilizar tanto el logo ¿no deberías sentirte orgulloso de él? ¿No debería ser una representación fiel de lo que es tu empresa? ¿Y cómo se consigue eso?

Así debe ser un buen logo

No hay una receta mágica. No hay dos empresas iguales y, por tanto, lo que puede ser un buen logo para unos, puede no serlo para otros. Sin embargo, en general habría que asegurarse que el logo cumple una serie de características:

  1. Es original, en el sentido de no ser copia de otro. Ya decía que no hay dos empresas que sean iguales, por lo que no tendría sentido. Pero además, si lo que buscamos es que nos reconozcan, difícilmente lo harán si van a confundirnos con otra empresa.
  2. Es representativo, va en línea con la imagen de marca de la propia empresa y con los servicios que ofrece. Una empresa formal no utilizará ciertas tipografías, por ejemplo. Del mismo modo, una empresa dirigida a un público infantil no usará determinados colores.
  3. Es reconocible y fácil de recordar. Esto en general se suele identificar con la simplicidad.  En general, no conviene que tenga demasiados colores o que si contiene letras, éstas sean legibles, por ejemplo.
  4. Es versátil. Si, como decía, lo vamos a usar en múltiples lugares y formatos, tenemos que asegurarnos que en todos se verá y se reconocerá bien. Ten en cuenta, además, que no es lo mismo utilizarlo para verlo en pantallas que utilizarlo para imprimir. Ten cuidado con usar degradados o colores que pueda originar problemas al imprimirse.
  5. Es duradero. Ya sé que antes dije que evolucionar es sano, pero hasta cierto punto. Ten en cuenta que tu logo, con cada una de sus apariciones, va haciendo su labor para que tu marca sea reconocida. Si en un momento dado, decides cambiar completamente el logo, ese trabajo habrá sido en vano.

Entonces ¿qué hago con mi logo si quiero cambiarlo?

Si tu logo tiene cierto tiempo, es posible que sientas la tentación de cambiarlo. Es normal, nos pasa a todos. Sin embargo, mi consejo personal es que evoluciones el logo pero no crees uno completamente nuevo. La evolución del logo puede ser algo muy sutil o puede ser algo más profundo, pero siempre debe evocar a la empresa, desde su primera visualización.

Un ejemplo de esto que comento es lo que ha hecho Google a lo largo de su historia. En un principio, el logo presentaba sombreados y efectos de relieve que con el tiempo ha ido perdiendo hasta su versión actual, la más simple de todas. En este último logo ha decidido cambiar también la tipografía, sin embargo, en todo este tiempo aún no ha cambiado los colores básicos ¿será el próximo cambio que veamos?

Evolución del logo de Google. Buscando el logo perfectoÚltimos consejos para que tengas el logo perfecto

Tanto si vas a diseñar tú mismo el logo, como si vas a encargar a un tercero que lo diseñe, antes de nada tienes que responder unas cuantas preguntas que te ayudarán a encontrar el logo que mejor representa tu negocio.

  • ¿A qué se dedica mi empresa?
  • ¿En qué sector está?
  • ¿Cómo es?
  • ¿Qué la hace diferente?
  • ¿A quién me dirijo?
  • ¿Quiénes son mis clientes?
  • ¿Dónde voy a usar mi logo?

Cuanto más concretas sean las respuestas, más sencillo será el diseño y más acertado el resultado.

Por supuesto, si vas a pedir un diseño a un tercero, también deberás plantearte de antemano cuánto estás dispuesto a pagar por ese logo. En el mercado hay precios para todos los gustos, aunque habrá que ser realista entre el presupuesto marcado y el resultado que se pueda conseguir.

Desde luego, puede parecer increíble que algo tan pequeño como un logo necesite tanta atención. Si tienes más preguntas sobre este tema, puedes dejar un comentario abajo. También puedes suscribirte a la enewsletter para no perderte ninguna entrada. Entra sin llamar.

Marketing solidario: por qué y cómo hacerlo

Lo primero, quiero aclarar que por marketing solidario me refiero a cualquier tipo de acción a través de la cual se recauden fondos para una ONG. Es una práctica habitual en las grandes empresas. Uno de los ejemplos más representativos es la recaudación de fondos por parte de Ausonia para la lucha contra el cáncer de mama. Sin embargo, las pequeñas empresas también podemos poner nuestro granito de arena. Se trata de acciones de marketing que están al alcance de cualquier empresa y que reporta beneficios tanto para la ONG con la que se colabore como para la propia empresa.

Por qué debo hacer marketing solidario

Los beneficios que una ONG obtiene están claros, puesto que conseguirán fondos y visibilidad a través de las acciones de la empresa. Pero con el marketing solidario la empresa también se beneficia. Lo primero que no hay que olvidar, es que las donaciones a ONGs proporcionan beneficios fiscales de cara al impuesto de sociedades. Éste es un buen argumento para convencer al director financiero de la empresa para llevar a cabo este tipo de acciones 🙂

Pero no es el único beneficio. A nivel de marketing,  fortalecerá la imagen de marca, atraerá nuevos clientes o fidelizará aquellos para los que esa causa sea importante, añadirá valor a la empresa y la diferenciará de la competencia. Todo esto, sin contar las oportunidades de aumentar la visibilidad de la empresa si se hace un buen trabajo de comunicación.

Sin embargo, no todo es tan bonito. Aunque la respuesta de la ONG ante la propuesta que se le lance seguramente sea positiva, requiere un trabajo a la hora de elegir ONG con la que colaborar y qué proyecto ofrecer. Además, para sacar el mayor partido a una campaña solidaria es necesario trabajar en crear una auténtica campaña de marketing, con acciones de distinta índole.

También es importante, a la hora de trabajar la comunicación, que se lance un mensaje claro para los clientes. La colaboración con la ONG debe quedarles clara. De lo contrario, se puede proyectar una imagen de oportunismo que no beneficiará a la empresa. Será al contrario, la imagen de la empresa quedará dañada.

Cómo preparar una campaña de marketing solidario

Lo primero, obviamente, es elegir con qué ONG se va a colaborar y de qué manera se va a hacer. Lo ideal es que la ONG tenga cierta coherencia con la propia empresa. Por ejemplo, si tu negocio es muy local, podría reforzar la imagen de tu empresa y llegar a más público potencial si apoyas a una ONG que también esté en tu ámbito local. En cuanto al tipo de acción, probablemente el fin sea recaudar fondos, pero siempre es interesante evaluar distintas opciones para hacerlo de la manera más interesante tanto para la empresa como para la ONG.

Lo siguiente sería preparar una campaña de comunicación. Tanto a la ONG como a la empresa le interesa que la causa haga el máximo ruido para alcanzar el mayor público posible, de manera que hay que trabajar en todas las acciones y en todos los medios posibles. Por supuesto, la coordinación entre la empresa y la ONG es muy importante. Websites específicos para la campaña, emailing, redes sociales, notas de prensa, eventos… Si vas a hacer una campaña de marketing solidario es mejor hacerla bien y aprovechar el potencial.

Consejo adicional

Si además, decides involucrar a otras empresas en la campaña, tanto la recaudación de la campaña como el impacto que se puede llegar a conseguir será mucho mayor. Las alianzas entre empresas es un tema del que hablamos frecuentemente porque puede multiplicar el éxito y reducir costes.

Nuestra  última experiencia. Estamos deseando repetir

A nivel personal, una de las campañas en las que más  me ha gustado colaborar fue una campaña solidaria protagonizada por Cruz Roja. La iniciativa partía de la empresa Elma y en la cual se vieron involucradas diez empresas más. Básicamente el compromiso era donar una parte de la facturación para la compra de libros infantiles para los distintos proyectos de juventud que realiza Cruz Roja en la población. Finalmente, las expectativas se superaron con creces y a la donación de libros se añadió una donación de fondos.

Gracias a esta campaña de marketing solidario, en datos relativos a la repercusión, conseguimos aparecer en cinco medios de comunicación distintos. Además se aumentó significativamente tanto el alcance como el número de seguidores en redes sociales.

En definitiva, el marketing solidario es un área apasionante. Si estás interesado en este tipo de campañas y te gustaría saber más sobre cómo hacerlo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En el caso que seas una ONG y deseas que colaboremos con tus campañas de comunicación o captación de fondos, llámanos y te ayudaremos con ellas.

Si no quieres perderte ningún consejo sobre marketing, puedes suscribirte a nuestra enewsletter y si tienes dudas, puedes dejarnos un comentario abajo. Entra sin llamar.

 

 

El video también es para la pyme

¿Es necesario hacer un video en una pyme? Sin duda, una de las herramientas de marketing que más diversidad de opiniones suscita son los videos. Después de un gran boom donde todo el mundo quería colgar un video en su web más o menos interesante y de más o menos duración, ahora parece que en el mundo de las pymes, el video ha caído en desuso*. El motivo probablemente radique en ese mismo boom que hizo páginas pesadas y videos que no interesaban a nadie.

*Revisión (enero 2017): Ahora, cada vez más, las empresas utilizan Youtube como canal de comunicación. Los youtubers tienen gran influencia en los consumidores y el video está más de moda que nunca.

Sin embargo, todos tenemos una doble personalidad en este aspecto. A nadie nos gustaban esos videos aburridos y sin contenido que parecían hechos sólo para alimentar el ego corporativo, pero todos somos consumidores de audiovisuales. Estamos acostumbrados a la televisión, a Youtube, a los videos que comparten nuestros contactos en las redes sociales. Echa la vista atrás y dime si ha habido un solo día de esta semana en la cual no hayas visto ningún audiovisual. Seguro que tu respuesta es no.

La comunicación audiovisual es natural para nosotros. Los videos llaman la atención,  nos permiten ofrecer más información que una simple imagen y no requieren un esfuerzo especial por parte de quien lo ve. Solo hay que pinchar, mirar y valorar si te gusta o no. Entonces, ¿en qué fallaban todos esos vídeos corporativos de los que hablábamos antes?

Seguir leyendo

Lo que tienes que saber antes de hacer una web

Suele decirse que si no estás en internet no existes y parte de razón hay en esta afirmación. Cuando queremos conseguir algo, lo primero que hacemos es buscar en la red qué hay. Es una forma fácil y rápida de encontrar lo que buscamos. Internet se ha convertido en el mayor centro comercial del mundo y sirve para comprar y vender de todo. Por este motivo, cualquier negocio debe tener su visibilidad online y la forma más sencilla es a través de una página web.

Actualmente, existen multitud de opciones, desde plataformas que te permiten hacer tu propia página a través de una serie de plantillas, hasta cientos de profesionales que se ofrecen a hacértela por más o menos dinero. Desde dentro del propio sector, soy consciente de la variedad que existe, incluso, entre presupuestos y entiendo que ésto pueda llegar a desconcertar al cliente (a mí también me desconcierta).

En todo caso, si estás pensando en montar un página web, ya sea por ti mismo o por una empresa externa, hay algunas claves que siempre tienes que tener en cuenta.

  1. La web debe verse y se debe poder navegar desde cualquier tipo de dispositivo: pc, tablet, notebook, pero, sobre todo, no hay que olvidar que la web debe estar adaptada a móviles. No estoy descubriendo nada nuevo ¿Cuántas veces usas tu móvil para entrar en internet? Probablemente, de hecho, estés leyendo esta entrada desde tu teléfono.
  2. La web debe ofrecer información relevante y de interés sobre tu negocio para tus clientes, pero especialmente debe incluir toda información necesaria para contactar y ofreciendo todas las opciones de contacto. Cuanto más fácil se lo pongas, más fácil será que contacten contigo y, recuerda, que ése es el objetivo.
  3. La web tiene que orientarse a tus clientes objetivo. Como con cualquier otra herramienta de comunicación tienes que tener claro a quién te dirijes y qué mensaje quieres darle. Tu negocio no es igual que el de tu competencia y tu web tampoco debe serlo, así que en este punto, un consejo: mira e inspírate en web que te gusten pero no copies nunca una web.
  4. Con respecto al diseño, el tema se vuelve más ambiguo. No a todo el mundo le gusta lo mismo, pero por poner una pauta hay que buscar siempre un diseño limpio y fácil de usar, sin saturar de imágenes y botones.
  5. Cuida la calidad de las imágenes. Si una imagen vale más que mil palabras, procura que esa imagen sea buena. ¿Te imaginas el escaparate de Loewe con un cristal sucio?
  6. Por último, pero primordial, trabajar en el posicionamiento o SEO. Son las tripas de la web, lo que no se ve pero sirve para que te vean y aparezcas bien posicionado en los buscadores.

Sobre todo, la web es una inversión que puede reportar muchos beneficios siempre que esté bien trabajada se trate de un proyecto vivo, donde varíen los contenidos para atraer nuevos clientes y contactos.

    El extraño caso de Anna Allen y la mala publicidad

    En los últimos días, todo el mundo habla del caso de Anna Allen, la actriz de la serie Cuéntame que difunde por redes y medios una vida ficticia como si fuera real. Debido a mi deformación profesional, me resulta irrestible evaluar desde el punto de vista del marketing la situación. Hacer publicidad está bien, pero de un producto (o una vida falsa) no tiene ningún sentido.

    La “película” de la actriz para promocionarse

    La actriz ha intentado en los últimos tiempos lograr notoriedad con una serie de noticias falsas como cameos en series de éxito como The Big Bang Theory o su presencia en los Oscars, diversos fotomontajes con actores internacionales al más puro estilo del Pequeño Nicolás, ¡hasta se había creado una falsa empresa de representación en Estados Unidos que supuestamente le llevaba allí su carrera! Toda una serie de mentiras que han llevado a periódicos, informativos y, por supuesto, redes sociales a hablar del tema con un tono más o menos serio.

    Anna Allen y la mala publicidad
    Anna Allen – Foto: Wikipedia

    Publicidad a cualquier precio

    Dejando a un lado la motivación real que le ha llevado este punto, lo lógico es pensar que lo que buscaba era simplemente publicidad y, de hecho, podría parecer que ha conseguido su objetivo. Personalmente, no tenía ni la menor idea de quién era esta mujer hasta que no leí la noticia, sin embargo ahora su cara y su nombre aparecen en portadas de periódicos y en distintos canales de televisión.

    La pregunta es, ¿si yo dirigiera una obra de teatro, le llamaría? Supongo que no. La publicidad que está haciéndose le sitúa más como un personaje grotesco que como una actriz de talento y sus falsas historias no hacen más que destacar sus vacíos laborales.

    Hay un dicho que es “que hablen de mí, aunque sea mal”. Pues bien, en marketing, no funciona.

    Conócete y proyecta lo mejor 

     Me suele pasar a menudo que cuando conozco a ciertas personas, empresas o productos que parecen ser perfectas algo me chirría en el cerebro. Son como los gamusinos: no existen. Sin embargo, sí existen mejores y peores, especialmente para una situación concreta. Cada uno de nosotros (o de nuestras o nuestros productos) somos los mejores porque algo nos diferencia y somos perfectos para dar la solución a un determinado problema o para una situación determinada. ¡Eureka! solo hay que identificar que es eso que nos diferencia y resaltarlo al máximo para que todo el mundo lo vea.

    Resaltar por resaltar lo primero que nos venga a la cabeza o lo que en nuestros sueños nos gustaría ser y no somos, sería por el contrario, bastante contraproducente. Imagina que vas a una peluquería porque has visto en su web que son los más modernos pero cuando llegas, tu abuelo es más moderno que ellos. Saldrás enfadado pensando que son unos carcas y unos falsos y pasarás completamente por alto el atentísimo servicio que te han dado y la excelente calidad-precio. Una pena: cliente perdido.

    Focaliza

    Resulta imprescindible saber quién es nuestro público. Por seguir con el tema del mundo de la interpretación voy a poner un ejemplo muy claro: si una productora hace una película para adolescentes, lo que opine la crítica le dará igual siempre que cada día las salas donde se proyecte estén hasta arriba de jovencitos. Su público objetivo está encantado y la productora más. En este caso se trata de un producto, pero con la publicidad pasaría lo mismo.

    Identifica a quién te diriges y centra tus esfuerzos en convencerles. Eso sí, manteniendo siempre la honestidad. Normalmente, a los vende-motos se les pilla enseguida (sin ánimo de ofender al gremio).

    Hay un anuncio de las propias empresas anunciantes que dice algo así como: La publicidad debe ser clara, honesta y veraz. Habrá que hacer caso a los que saben de esto ¿no?

    Tarjetas de visita: el clásico irrempazable

    Por mucho que avancen las herramientas comerciales, hay un clásico que no puede faltar en ninguna empresa: las tarjetas de visita. Vas a ver a un cliente, le cuentas las bondades de tu producto o servicio, lo buena que es tu empresa y todas las maravillosas herramientas que puedes aportarle, pero cuando te vas de allí, es necesario que le dejes tu tarjeta para que te recuerde y sepa cómo contactarte. Puede parecer que las tarjetas de visita son algo sin importancia, pero en realidad conviene tener una serie de características a tener en cuenta.

    Información que debe contener

    Desde mi punto de vista, y sobre todo para el caso de las pymes, la tarjeta de visita debe proporcionar dos tipos de información: aquella que permitirá a la otra persona recordarte y la información que le permitirá contactar contigo. Para cumplir la primera función, habrá que incluir la información del tipo nombre de la empresa, cargo y cualquier información adicional que permita “poner cara” a la tarjeta. En cuanto a la función que debe cumplir una tarjeta de visita para que puedan contactar contigo, tú decides qué información es relevante. Si no atiendes nunca el móvil, no deberías ponerlo, pero si estás todo el día conectado a las redes sociales, entonces éstas sí deberían estar incluidas. No conviene saturar la tarjeta con información, sobre todo si no es relevante. Pero tampoco conviene quedarse corto y que la tarjeta no resulte útil para la venta.

    Diseño, a regla es que no hay reglas

    El diseño, a pesar de ser lo más llamativo, es lo que menos reglas tiene. No hay límites y todo vale en cuanto a diseño: colores, formas… todo está permitido (siempre que sea legible) para hacer que la tarjeta destaque entre las demás. Partimos de la base que lo que puede ser atractivo para alguien, a otro puede parecerle horrible, por tanto, a pesar de que hay que cuidar al máximo la estética, las pautas previas deben ser más genéricas. El diseño debe estar vinculado a dos aspectos: la imagen de la empresa y el presupuesto. La imagen de la empresa influye a la hora de elegir colores y el estilo de la propia tarjeta. Por ejemplo, si se trata de una empresa que se dedica al mundo de la música tendrá una imagen más divertida que la tarjeta de un bufete de abogados. El presupuesto influye sobre todo a la hora de diseños más complejos que la tarjeta tradicional, por ejemplo en tarjetas que incluyen algún corte especial o que incluyen una parte doblada, etc. Todo este tipo de características ofrecen a las tarjetas una apariencia distintiva pero también encarecen sustancialmente el precio por lo que habrá que valorar si realmente interesa.
    Además hay que tener en cuenta si queremos una tarjeta a una cara o a doble cara. De nuevo, nos movemos en el mundo de los gustos personales. En mi opinión, utilizar las dos caras es vital cuando hay demasiada información que incluir. Es preferible dejar parte de la información para la cara B que ofrecer una tarjeta con tantos datos que no sea clara. Una opción sería, dividir la información corporativa y la información personal, por ejemplo.

    Acabado de calidad

    En este  punto hay ponerse serios. ¿Llevarías una camisa con una mancha de tomate en la visita a un cliente? ¡Pues no lleves tarjetas de baja calidad! Todos hemos visto ofertas asombrosas que por dos duros nos hacen las tarjetas, pero el resultado suele ser tarjetas demasiado finas, donde la tinta mancha, con diseños encorsetados y, en definitiva, una calidad pésima. Es importante buscar un nivel de calidad acorde con la calidad de nuestra empresa y nuestros productos y trabajar con empresas que nos ofrezcan unos niveles de calidad que necesitamos. 

    Las mejores acciones de marketing en pymes del 2014

    Con el fin de año inminente, se pueden leer todo tipo de ranking: los personajes del año, los mejores goles, las mejores películas, las noticias más importantes… De modo que no vamos a ser menos y vamos a hacer nuestro propio ranking: las mejores acciones de marketing en pymes. Me temo que voy a tener que ser un poco parcial puesto que existen miles de pymes en España y no conozco todas, pero, del ámbito que yo conozco, creo que hay ejemplos fantásticos de acciones a elogiar e imitar.

    Las mejores acciones de marketing en pymes del año

    Eventos para fomentar la lectura

    En este caso, no voy a quedarme con una empresa si no con dos. En primer lugar, una librería para niños llamada El Dragón Lector que organiza varias actividades a lo largo del mes para transmitir la pasión de los libros a los más pequeños. En segundo lugar, la librería Pueblos y Culturas, que a lo largo del año ha promovido el encuentro con escritores a través de la firma de libros. Dos ejemplos estupendos de cómo atraer y fidelizar clientes a través de los eventos.

    Nueva imagen para un centro de medicina estética

    Lo que antes era un local por el que pasabas por delante sin saber muy bien a qué se dedicaba, ahora se ha convertido en un llamativo centro de medicina estética. Se trata del centro de la doctora Piedad Delgado y el secreto de este cambio ha sido la nueva cartelería que ocupan sus cristales. Ahora, de un solo vistazo, sabes claramente a qué se dedican, gracias al uso de imagenes y palabras clave.Una manera infalible de darse a conocer.

    Alianzas para conseguir nuevos clientes

    Ya ha salido más veces en el blog, pero no me canso de decir lo importantes que son las alianzas para las pequeñas y medianas empresas. En este caso, destacamos la alianza a la que ha llegado Suvert, una empresa de puertas de garaje, con otra complementaria para aprovechar las posibles ventas cruzadas que se puedan producir. Una estretagia bien fundamentada con excelentes resultados.

    Estudiado calendario de promociones

    La planificación es otro de los valores que diferencia una acción de marketing con éxito de otra que no lo tenga tanto. De esto sabe bien Elma, un autocentro de mecánica rápida, que para su tienda de recambios y accesorios para el automóvil ha diseñado un calendario con las distintas promociones que ha ido llevando a cabo.

    Lanzamiento de una tienda online

    Recientemente se ha lanzado la tienda online Destino Bebé, una tienda de artículos para bebés y para sus mamás. Además de ofrecer una web muy cómoda de uso, el lanzamiento ha sido basado en una excelente campaña en las redes sociales, a través de distintos blogs, Facebook, Pinterest, Google+ y Twitter.

    Este blog es un orgullo

    Este blog ha supuesto un gran trabajo durante el último año, a veces más visual que otras, pero ahora tiene unos contenidos mucho más definidos y una parte no visible mucho más coherente con estos contenidos.

    Desde luego, a todas las empresas comentadas nos queda mucho trabajo por hacer y aspectos que mejorar, pero paso a paso se anda el camino y desde aquí queremos animar a cualquier pyme que quiera mejorar a atreverse a dar el paso.

    ¿Quieres destacar alguna acción de marketing de alguna pyme que te haya parecido interesante? Todos podemos aprender más.

    Las tres lecciones de marketing para pymes que nos ofrece Ikea

    Seguro que conoces Ikea, seguro que sabes qué se dedica y seguro que has visto, de una manera o de otra, algo de la publicidad que está haciendo esta Navidad. Todo esto quiere decir que Ikea lo está haciendo muy bien. Llegados a este punto, tengo que confesar que soy fan del marketing de Ikea. También es verdad, y con esto no voy a descubrir nada nuevo, que el presupuesto que tienen en un año puede superar el que tendrá una pyme en diez años. Sin embargo, observando cómo lo hace Ikea, voy a señalaros tres lecciones que se pueden aprender y aprovechar en una pyme, sea cual sea su negocio.

    Tienen muy claro quien es su público objetivo

    Para muestra, la última campaña publicitaria que tienen, #laOtraNavidad. Por si no habéis tenido oportunidad de verla, os adjunto el vídeo porque merece la pena.


    A pesar de ser un anuncio que puede gustar a todo el mundo por su lado más divertido y original, está claro que a quien más llegará será a los padres de familia. Pero si no lo ves tan claro, te dejo este otro spot de la misma campaña, en este caso #laOtraCarta.

    En este anuncio va más hacia el lado emocional y aquí sí está claro a quien se dirige: padres de familia y, personalmente añadiría que viven en ciudad y trabajan. ¿No estás de acuerdo?

    Primera lección para aplicar al marketing de tu negocio: la clave de una campaña de éxito es saber a quién se dirige una campaña para focalizarla lo máximo posible.

    Utilizan medios, distintos y adecuados, para hacer llegar su mensaje

    El primer anuncio del que os he hablado aparece en televisión pero ya su eslogan #laOtraNavidad con el hashtag hace referencia a redes sociales. Como he estado buscando información y los vídeos en Internet para esta entrada, en cuanto he entrado en mi cuenta de Twitter (@MKparaTodos, por si no la conoces), me ha salido esta campaña como enlace patrocinado. Numerosos tweeteros han utilizado este hashtag y compartido esta campaña. Pero no sólo se ha compartido por Twitter, también por otras redes como Facebook o Whatsapp, han salido en noticias, en blogs… se ha convertido en un anuncio viral, con un alcance más allá de lo que han pagado.

    Pero más allá, de las redes sociales, han creado una web específica www.laotranavidad.es con ideas para esta Navidad , pero no regalos materiales, si no juegos y actividades de las que disfrutar en familia. De nuevo, nos encontramos con una apuesta de cara al público objetivo: los padres.

    Segunda lección de marketing: saber qué canal de comunicación hay que utilizar para llegar al público objetivo y utilizar su lenguaje para que nos puedan entender.

    Aplican mensajes con gancho

    En ningún momento se dice que compres muebles, ni siquiera que compres nada, si no casi lo contrario, que no hace falta nada de eso. Entonces ¿para qué tanta inversión de tiempo y dinero? Lo que se vende con esta campaña es su marca. ¿Y para qué si todo el mundo ya conoce Ikea? No sólo nos están vendiendo un logo, sino cómo quieren que todos veamos a Ikea, qué valores tiene y que nos identifiquemos con esos mismos valores, y por tanto, con la marca en sí. Vender muebles, será más adelante, cuando llegues a la tienda o te llegue el catálogo a casa.

    Tercera lección de marketing: ofrecer al cliente algo más que producto, un valor intangible que le haga elegirnos a nosotros frente a la competencia.

    ¿Y todo esto que hace Ikea lo puede hacer una pyme? Rotundamente sí. No lo hará igual, porque tendrá distinto objetivo, distinto presupuesto y distinto público, pero conseguir una buena campaña de marketing es simplemente cuestión de buenas prácticas, buena planificación y buenos profesionales.

    Cómo el marketing ayuda a un pequeño negocio a vender más

    Ya he dicho muchas veces que el marketing puede ayudar a un pequeño negocio a vender más. Pero hoy quiero invitarte a hacerte una reflexión: aún sin planteártelo estás haciendo marketing, lo que pasa es que si no eres consciente de ello, puedes estar más “deshaciendo” que haciendo. Me refiero al valor que existe alrededor de tu negocio. El cómo llega tu cliente a ti, cómo ve tu local o tu oficina, cómo es atendido por el personal, quién le atiende… todo eso influye en la compra y hacerlo de manera consciente y meditada, hará que esa influencia sea positiva.
    Ya he hablado en otras ocasiones de imagen de marca, pero a riesgo de ser pesada voy a insistir en ello. Es vital para cualquier empresa, ya sea grande, mediana o pequeña, plantearse qué quieren que piensen los clientes sobre ellos y trabajar en cada aspecto para proyectar esa imagen.
    Imagen de marca en un pequeño negocio

    Valora la imagen de tu empresa

    Empecemos desde el principio, por mucho que yo lo diga, eres tú quien tiene que valorar tu propio negocio. Si estás todos los días trabajando duro para ofrecer un producto de calidad, ¿por qué dejas que tus clientes se despisten en valores que no tienen nada que ver contigo?

    Pregunta otros puntos de vista

    A clientes, a empleados, a familia, a amigos ¿cómo ves mi empresa? ¿Qué es lo que más te llama de ella? Probablemente encontrarás respuestas sorprendentes y siempre enriquecedoras porque tú tienes una visión, desde tu ángulo de visión, pero otros te aportarán nuevos enfoques.

    Sé honesto

    Muéstrate cómo eres, muestra tu empresa cómo es. Existen un poderosos motivo para hacerlo: mantener una identidad (ya sea personal o empresarial) ficticia tiene fecha de caducidad. No se puede engañar siempre y menos aún si buscar mantener un cliente fiel.

    Ofrece una imagen coherente

    Como punto de partida, hay que preocuparse por ofrecer una imagen de marca coherente.Esto tiene como punto de partida la honestidad de la que hablaba antes, pero también hay que llevarlo hasta aspectos más superficiales como el uso del logo, los colores, etc. Si presentas tu negocio como profesional y serio, no llevará bien que en la página de Facebook sólo publiques chistes, por ejemplo.

    Dirige a tus empleados

    Como si de una orquesta se tratara, para terminar de dar coherencia a la imagen del punto anterior, dirige a tus empleados para que también actúen de manera acorde a la imagen que proyecta la empresa. Recuerdo el caso el verano pasado, cuando me encontraba en unas urgencias saturadas, cómo se originó una discusión entre pacientes que no se sentían convenientemente atendidos y el personal administrativo que, lejos de ponerse en su lugar, se mostraban jocosos y relajados entre ellos. En un hospital se produce una situación desagradable, en tu negocio, una actitud no dirigida e inconveniente por parte de tus empleados, puede provocar la pérdida de clientes.
    ¿Se te ocurren más opciones para contruir una buena imagen de marca?