Promoción: más allá del cartel de 2×1 hecho a mano

Lo primero es aclarar: no tengo nada en contra de la promoción 2×1. Las promociones funcionan y son una de las acciones de marketing más utilizadas. Hasta los más pequeños negocios cuelgan algún cartel en un momento dado. Hay sí está el problema. A simple vista, parece sencillo establecer una promoción, pero nada más lejos de la realidad. Una correcta planificación y comunicación hará que la promoción sea todo un éxito. Hace tiempo ya publicamos cinco consejos para lanzar promociones, pero creo que merece la pena profundizar en el tema.

Seguir leyendo

Las mejores acciones de marketing en pymes del 2014

Con el fin de año inminente, se pueden leer todo tipo de ranking: los personajes del año, los mejores goles, las mejores películas, las noticias más importantes… De modo que no vamos a ser menos y vamos a hacer nuestro propio ranking: las mejores acciones de marketing en pymes. Me temo que voy a tener que ser un poco parcial puesto que existen miles de pymes en España y no conozco todas, pero, del ámbito que yo conozco, creo que hay ejemplos fantásticos de acciones a elogiar e imitar.

Las mejores acciones de marketing en pymes del año

Eventos para fomentar la lectura

En este caso, no voy a quedarme con una empresa si no con dos. En primer lugar, una librería para niños llamada El Dragón Lector que organiza varias actividades a lo largo del mes para transmitir la pasión de los libros a los más pequeños. En segundo lugar, la librería Pueblos y Culturas, que a lo largo del año ha promovido el encuentro con escritores a través de la firma de libros. Dos ejemplos estupendos de cómo atraer y fidelizar clientes a través de los eventos.

Nueva imagen para un centro de medicina estética

Lo que antes era un local por el que pasabas por delante sin saber muy bien a qué se dedicaba, ahora se ha convertido en un llamativo centro de medicina estética. Se trata del centro de la doctora Piedad Delgado y el secreto de este cambio ha sido la nueva cartelería que ocupan sus cristales. Ahora, de un solo vistazo, sabes claramente a qué se dedican, gracias al uso de imagenes y palabras clave.Una manera infalible de darse a conocer.

Alianzas para conseguir nuevos clientes

Ya ha salido más veces en el blog, pero no me canso de decir lo importantes que son las alianzas para las pequeñas y medianas empresas. En este caso, destacamos la alianza a la que ha llegado Suvert, una empresa de puertas de garaje, con otra complementaria para aprovechar las posibles ventas cruzadas que se puedan producir. Una estretagia bien fundamentada con excelentes resultados.

Estudiado calendario de promociones

La planificación es otro de los valores que diferencia una acción de marketing con éxito de otra que no lo tenga tanto. De esto sabe bien Elma, un autocentro de mecánica rápida, que para su tienda de recambios y accesorios para el automóvil ha diseñado un calendario con las distintas promociones que ha ido llevando a cabo.

Lanzamiento de una tienda online

Recientemente se ha lanzado la tienda online Destino Bebé, una tienda de artículos para bebés y para sus mamás. Además de ofrecer una web muy cómoda de uso, el lanzamiento ha sido basado en una excelente campaña en las redes sociales, a través de distintos blogs, Facebook, Pinterest, Google+ y Twitter.

Este blog es un orgullo

Este blog ha supuesto un gran trabajo durante el último año, a veces más visual que otras, pero ahora tiene unos contenidos mucho más definidos y una parte no visible mucho más coherente con estos contenidos.

Desde luego, a todas las empresas comentadas nos queda mucho trabajo por hacer y aspectos que mejorar, pero paso a paso se anda el camino y desde aquí queremos animar a cualquier pyme que quiera mejorar a atreverse a dar el paso.

¿Quieres destacar alguna acción de marketing de alguna pyme que te haya parecido interesante? Todos podemos aprender más.

Alternativas a bajar los precios

La época en la que estamos ha hecho que los consumidores miren mucho el precio de lo que compran, las ventas han bajado y la presión para las pymes es muy alta. Sin embargo, la alternativa de bajar los precios puede ser una trampa mortal para la empresa. Las consecuencias pueden ser devastadoras: el riesgo de entrar en una guerra de precios donde los competidores bajen aún más sus precios, es muy elevado. Si no se reducen los costes, los beneficios caerán en picado. Además hay que tener en cuenta que después volver a subir los precios resultará muy difícil y reducir precio significa quitar valor al producto o servicio que se da. No tocar los precios debe ser una máxima que, salvo muy extrañas excepciones, no debe saltarse nunca.
Cuando una empresa baja el precio de sus productos o servicios, lo que busca, en realidad es una respuesta a corto plazo que aumente sus ventas. De esta manera, para evitar bajar el precio es necesario buscar alternativas que lleven a este resultado.

Aumentar el valor de tus productos o servicios

Aumentar el valor real a través de mejoras o aumentar el valor percibido por el cliente a través de una mejor comunicación que realce los valores actuales, se trata de la estrategia más deseable porque lo que hace es diferenciar frente a la competencia. Sin embargo, se trata de una estrategia que a corto plazo es muy difícil de conseguir. Ésta puede ser la estrategia a medio plazo pero, la realidad casi siempre es cruel y hay que buscar opciones más rápidas hasta que se consiga este objetivo. Lo importante es vender y no podemos esperar.

Promociones, ofertas y rebajas

Es la alternativa que más rápido viene a la mente para evitar bajar los precios. Ofrecer un descuento, un 2×1, segunda unidad a mitad de precio, llévate esto y te regalo aquello… Funciona, a la gente le gusta y suele reaccionar muy bien a este tipo de acciones. Parece fácil, pero deben ser acciones muy bien pensadas (como siempre la creatividad jugará a favor), limitadas en el tiempo y muy bien comunicadas. Cualquiera puede hacerlo, la cuestión es hacerlo mejor que la competencia.

Ofrecer packs

Ya se trate de productos o servicios, si se ofrecen varios en un solo paquete, el precio puede ajustarse más y se juega además con el valor real y percibido del cliente. Un determinado coche por 9.990 euros puede parecerme caro pero si por un euro más me lo llevo “completamente equipado” ya es otra cosa. La clave en este caso es conocer muy bien los productos o servicios a vender y los clientes los que se dirige para hacer packs interesantes que aporten valor.
Reducir la cantidad a la vez que el precio
A través de un producto más pequeño o un servicio con menos funcionalidades se podrá llegar a aquellos que sean más sensibles al precio. Por ejemplo, frente a los paquetes de viajes convencionales que existen desde hace varias décadas, ahora la fórmula avión + hotel ofrece una alternativa a quienes prefieren pagar un poco menos y buscarse la vida a la hora de hacer los traslados en el destino.

Replantear la presentación de los precios

Más relacionado con la comunicación de la que hablábamos antes, se encuentra la estrategia de plantear los precios de una forma más sugestiva para el cliente. Si alguien se parara a pensar cuánto cuesta el kilo de palomitas en cine, probablemente vería la película mientras come unos percebes. Presentar los precios por día u ofrecer el cálculo de cuánto se ahorraría comprando determinado producto, puede ser una buena forma de captar la atención del cliente al producto en cuestión.
En definitiva, la comunicación y la creatividad son aspectos clave para aumentar el valor que perciben los clientes y no se deben descuidar si no se quiere abocar a una guerra de precios donde, al final, todos pierden.  
Cuéntanos tu experiencia y todos aprenderemos algo más.

Una idea genial

Estaba prometido en la entrada Con amigos es más fácil y las promesas hay que cumplirlas. La búsqueda de una idea genial que permita, con un presupuesto limitado, conseguir grandes objetivos es algo que está al alcance de la mano para cualquiera. Sólo hay que parase a pensar y darle un par de vueltas al asunto, pero si no sabes por dónde empezar, aquí tienes unos pasos básicos que te pueden servir de ayuda:

  1. Analiza cuidadosamente la situación y el resultado que quieres conseguir. Cuanto más concretes tu objetivo y más realista seas en cuanto a la situación, más fácil será dar con la idea genial que te lleve a conseguirlo. Por ejemplo, tu objetivo puede ser vender más, pero una estrategia para vender más nunca será una idea genial porque es un objetivo demasiado amplio. A lo mejor lo que quieres es vender más a nuevos clientes y afinando más aún, vender más a nuevos clientes a través de la tienda de la web y afinando más aún, vender más a nuevos clientes a través de la web para esa gama de productos concretos que te dan un margen mayor pero, siendo realista, sólo los antiguos clientes entran a ver estos productos, así que el objetivo se puede trasladar hacia más visitas nuevas a esa gama de productos en la tienda online… y desgranando cada vez más el objetivo y la situación, crearás un objetivo realista al que llegar con tu idea genial.
  2. Busca inspiración: la competencia, las sugerencias de los clientes, qué hacen en otros sectores, en otros ámbitos, qué ideas te ofrece internet, cómo convence el prota de la última peli que viste al otro para que hiciera lo que él quería, qué estrategia utiliza tu sobrino, nieto o hijo para que le dejes salir hasta más tarde o para que le compres esas zapatillas que no valen su precio… En fin, la inspiración y las ideas refrescantes son como las ondas de FM, están rodeándote, solo hay que sintonizarlas.
  3. Apunta en un papel, o en donde sea, cualquier idea que se te ocurra. No importa que sea tonta, descabellada, imposible o absurda. La idea genial se nutre de las locuras y de cien ideas desechadas. Si crees que tu primera idea es la idea genial, probablemente estés equivocado, pero no la tires a la papelera, porque te va a resultar muy útil conservarla. 
  4. Sé flexible. Como los experimentos científicos, es posible que la idea genial sea perfecta para un entorno perfecto, pero ese entorno no sea el real. Probablementela idea original no tenga nada que ver con la acción que se ponga en práctica. La idea genial tendrá que adecuarse a un presupuesto y a unas circunstancias concretas que la moldearán y harán de ella la Idea Genial que necesitas.
  5. Sé arriesgado.La idea genial no la ha hecho nunca antes nadie, o al menos no en este sector, o no en este tamaño de empresa, o no de esta manera… Si no existen antecedentes de esta idea, tampoco exiten resultados previos que te permitan saber cómo va a funcionar, pero como en las inversiones, a mayor riesgo, mayor rentabilididad.
  6. Incluye parámetros que te permitan ir evaluando cómo funciona la acción para hacer las modificaciones necesarias. Al no haber resultados previos y dado que es una idea arriesgada, siempre existen probabilidades que la idea no sea tan genial como parecía al principio, pero si podemos reaccionar a tiempo podremos reducir los riesgos. Y si la idea realmente es una idea genial que funciona, quizá se pueda incluso mejorarla. 
  7. Inténtalo. De nada sirve tener una idea genial que nunca verá la luz. Hacer siempre lo mismo para conseguir siempre los mismos resultados, a parte de ser un poco absurdo, es bastante aburrido. 

Cuéntanos tu opinión, ¿qué más ideas añadirías para conseguir nuestra idea genial?

Las colaboraciones en el marketing

Si hay una práctica que funciona bien en el mundo del marketing, es la colaboración. Puede parecer que nos movemos en una competencia voraz e, incluso, es probable que sea cierto, pero no es nada extraño observar colaboraciones a nivel de marketing en muchas empresas. Anuncios conjuntos entre fabricantes de lavavajillas y fabricantes de detergentes, promociones entre grandes almacenes y estaciones de servicio, descuentos entre bancos y cadenas hoteleras, patrocinios conjuntos de eventos… son muchas las fórmulas, pero para quien aún no lo vea claro, os recuerdo este anuncio de máxima actualidad:
A simple vista parece que un champú no tiene nada que ver con unos tortellini, pero tienen un objetivo común: luchar contra las marcas blancas y si lo hacen juntas tendrán más fuerza, además de un coste menor en la campaña.
Ahora toca plantearse la pregunta de siempre: si las grandes lo hacen, ¿por qué las pymes no van a poder hacerlo? Probablemente tengan objetivos comunes con sus proveedores, como vender más, o incluso con sus clientes, como aumentar su satisfacción, o incluso con sus vecinos de negocio, como aumentar  el tráfico de gente por una determinada área.
Un ejemplo en este último caso serían las asociaciones de comerciantes. Hay asociaciones que realmente saben sacar partido de esa unión, sin embargo, hay otras que no parecen saber enfocar sus esfuerzos hacia un objetivo común. ¿Conocéis alguna Asociación de este estilo? ¿Habéis hecho alguna colaboración con otra empresa? 
Comparte tu experiencia y colabora con este blog.

Cinco consejos para lanzar promociones

Después de un año difícil, una de las prioridades para este 2013, en gran parte de las empresas, es incentivar las ventas y la captación de clientes. Para ello, una de las vías más efectivas y populares es el lanzamiento de promociones de todo tipo. Se trata de una opción interesante que, sin modificar la política de precios de la empresa, ayuda a captar ventas en un periodo determinado, en un producto o en una familia concreta o atrayendo a un público interesante para el negocio.

Cada promoción es, o debe ser, distinta dependiendo de la empresa, el objetivo, el momento y así como muchos otros factores. En todo caso, existen una serie de puntos que hay que tener en cuenta a la hora de diseñar una buena promoción:

  1. Planifica con tiempo la promoción. No todo vale y cuanto mejor diseñada esté la acción, mejores resultados se obtendrán de ella. Es importante saber cómo, cuándo, a quién y dónde vamos a ofrecer la promoción que lancemos, todo ello para alcanzar los objetivos marcados: el gran “para qué”. 
  2. En relación con este “para qué”, no solo hay que establecerse un objetivo concreto, ya sea aumentar el número de ventas, el número de clientes o la cantidad de pedidos que se hacen a través de la web, si no que hay que asegurarse que los resultados sean medibles.
  3. A la hora de diseñar la promoción es importante limitarla en el tiempo. En todo caso, estamos hablando de una acción puntual y si no se establece una duración que se da a conocer a los clientes potenciales, lo que ellos verán será un cambio en la política de precios y, si se prolonga en el tiempo, será difícil volver a los precios anteriores.
  4. Dale la publicidad necesaria a través de los medios más adecuados. Si lo que se pretende es captar clientes en la web, parece muy lógico que Internet es el medio más adecuado para promocionarlo. Eso sí, no tiene porqué ser el único medio utilizado. Una buena combinación de distintos medios con un único mensaje en todos ellos, hará que llegue más lejos y más sólido. 
  5. Una vez que tengas la promoción lista para contársela a todo el mundo, lánzala a través de mensajes positivos y cuanto más positivos, mejor. Por ejemplo, normalmente un formato “regalo” es mejor recibido que un descuento, aunque económicamente sea el mismo valor.

Un último consejo, el consejo de siempre: echále imaginación. Sorprender y captar la atención, en este mundo, van de la mano.