Cliente, consumidor, influencer… Orienta la comunicación a la persona adecuada

Distinguir entre cliente, consumidor o influencer es lo primero que tenemos que hacer a la hora de planteamos cualquier acción de marketing. Si vamos a hacer una acción de comunicación, necesitaremos conocer el mejor medio y el lenguaje adecuado. Por ello, lo primero que hay que determinar es cuáles son las diferentes personas que van a estar presentes en el proceso de compra. Puede parecer una trivialidad, pero no en todos los casos el comprador es el consumidor y hay que tener muy claro a quien vamos a dirigirnos.

Roles en el proceso de compra

Las teorías del marketing distinguen hasta cinco roles diferentes en el proceso de compra. En algunos casos, cada rol se identifica con personas diferentes y, en otros, una persona puede tener varios roles.

  1. Iniciador. Evidentemente es la persona que comienza el proceso de compra. Es quien determina que existe una necesidad que tiene que ser cubierta.
  2. Influenciador o presciptor. Hay quien distingue, incluso entre estos dos roles, dándole al presciptor la capacidad de recomendar. Sería por ejemplo el caso de un profesor que pide a sus alumnos que lleven determinado libro al colegio. El influenciador sería la persona cuyas opiniones influyen en la decisión de compra, ya sea a favor o en contra.
  3. Decisor. Es quien toma la decisión de la compra, aunque no tiene porqué decidir dónde o a qué precio. Estas decisiones pueden recaer en el comprador.Cliente consumidor
  4. Comprador. Se trata de la persona que efectúa físicamente la compra. Como comentaba, en ella puede recaer la decisión de dónde comprar y a qué precio. También decidirá en qué momento hará la compra, la forma de pago, etc.
  5. Consumidor. Será de la persona que disfrute el producto o servicio.

 

¿Crees que todo esto es para mercados muy complicados?

Un ejemplo muy claro y sencillo donde se distinguen distintos roles es el tema de los juguetes. Imagina este caso, un familiar te recuerda que va a ser el cumpleaños de tu sobrino y que deberías comprarle algo. Esta persona es la iniciadora.

Un compañero del trabajo te dice que él le compró a su hijo las construcciones de la marca x y que le encantaron y desde entonces no para de jugar con ellas. Tu compañero sería el influenciador.

Entonces hablas con la madre del niño y te dice que esa idea es fantástica porque no tiene, que se lo compres. Ella sería la decisora.

Te vas a la tienda que más te gusta cuando sales de trabajar y lo compras. Está claro, eres el comprador.

Y el día del cumpleaños de tu sobrino, le das el regalo que le encanta y se pone a jugar inmediatamente. Tu sobrino, es el feliz consumidor.

Consumidor infantil

Influenciador, un perfil muy a tener en cuenta

Ya hemos comentado que el influenciador es quien, con sus opiniones orienta la compra, ya sea de un modo positivo o negativo. Este perfil merece que le demos una atención especial. Actualmente está muy de moda este perfil. Seguramente hayas oído hablar de los influencers que abundan en internet. Se les suele llamar influencers a los youtuber o el blogger que da una opinión sobre un producto. Normalmente, estas personas prueban el producto y dan su opinión libremente, de manera que esta puede ser positiva o negativa. Sin embargo, la difusión que se puede llegar a tener gracias a estas personas es inmensa. Una buena selección de estos influencers será, por ello, vital para alcanzar al público objetivo.

Pero, en realidad, dentro de este perfil se engloban muchísimas más personas. Aquí también están todos esos anónimos o personas no conocidas que dejan una opinión en redes sociales. Los datos afirman que 3 de cada 5 españoles consultan las opiniones de terceros en internet antes de realizar una compra. Mantener una buena política para gestionar las opiniones en Internet, sin ser una acción de comunicación concreta, ayudará mucho a la venta.

También en este grupo están los amigos y familiares que dan su opinión sobre el producto. A priori, puede parecer que no es posible hacer nada para decantar estas opiniones hacia el lado positivo. Sin embargo, también es posible llevar a cabo acciones que te diferencien en este sector. Un buen ejemplo es la campaña que ha lanzado Renault para conseguir la opinión favorable de los más pequeños de la casa. Con esta acción, además, Renault consigue acercarse a su público objetivo, las familias.

Cliente, consumidor o influencer: lo importante es hablar su lenguaje

Como acabamos de ver, la comunicación no tiene porqué estar siempre orientada al comprador o al decisor. Dependiendo del objetivo que se busque se deben orientar a un perfil u a otro. Una vez determinado a quién se va a dirigir la comunicación, el siguiente paso es determinar el medio y el mensaje a lanzar. Si nos paramos a determinar el perfil destinatario con cuidado, será mucho más fácil hacer llegar la comunicación. De esta manera será más sencillo sobrepasar las reticencias que todos tenemos ante la publicidad.

¿En tu empresa se realizan acciones concretas para los distintos roles? Si quieres contarnos tu experiencia o tus dudas, puedes dejarnos un comentario abajo. Entra sin llamar.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Desmarcarse de la competencia a través de un evento

Cuando nació este blog, hace ya más de cinco años, su orientación era exclusiva hacia el mundo de los eventos. La verdad es que había mucho de marketing también en las primeras entradas, pero los eventos eran el hilo conductor. Al redefinir el foco hacia ideas y consejos de marketing para pymes, las entradas dedicadas a los eventos se han reducido considerablemente, pero, en ningún caso es porque los eventos no sean aptos para pymes, si no, simplemente ¡porque hay mucho de qué hablar!

De hecho, los eventos son especialmente interesantes para cualquier pyme porque es la forma de desmarcarse de la competencia. La verdad es que los eventos no suelen ser una acción de marketing que las pymes suelan plantearse. Habitualmente se consideran caros y poco productivos pero, si están bien planteados, no van a ser ni una cosa ni otra. Probablemente tu competencia no haga ningún tipo de evento así que ¡es tu oportunidad! Los clientes sabrán distinguirte entre tus competidores.

Evento para una pyme

Crear emociones que nuestros clientes recuerden

A lo mejor has oído hablar del marketing de experiencias, o decir que el marketing debe buscar emocionar. Los consumidores estamos hartos de recibir mensajes publicitarios e información constantemente. Por eso hay que ir más allá del cerebro e ir al corazón, lo que es lo mismo crear emociones que resultarán mucho más fáciles de recordar. Las empresas grandes lo hacen constantemente y para ellas es muy rentable ¿por qué no va a serlo para una pyme?

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, para que un evento sea rentable es necesario dedicarle un gran esfuerzo y una pormenorizada organización. Un evento requiere tiempo. Quizá verano sea una buena época para plantearlo. Hay que pensar mucho qué, cómo, cuándo, para quién y, sobre todo, para qué. Como en cualquier acción de marketing, lo principal es determinar el objetivo a alcanzar y el público al que va dirigido. Una vez ahí, sólo es cuestión de planificar detalladamente todo lo que se hará y echarle imaginación para impactar sin pasarse del presupuesto. Tampoco hay que olvidar las acciones previas al propio evento, que pueden ser una buena manera de hacer publicidad o nuevos contactos. ¡No dejes ningún detalle al azar!

Quizás un ejemplo sea más claro 

¿Sigues pensando que un evento no encaja en tu negocio? A lo mejor eres una peluquería y crees que en tu negocio no tiene cabida un evento. De hecho, hiciste la inauguración del local, pero más que nada, fue una fiesta familiar. Sin embargo ¿quieres atraer más clientes? Pues imagina: puedes hablar con el del bar de la calle de al lado, el que tiene una terraza grande que se llena todas las noches de verano y montar con él un evento donde saques tu peluquería a la terraza en una de esas noches. Puedes peinar a precios populares con peinados fresquitos mientras los clientes se toman un nuevo cocktail que tiene el nombre de tu peluquería. ¿Crees que esta acción serviría para darte a conocer y conseguir nuevos clientes? Pues, amigo, esto es un evento. Y aún se podrían hacer muchas más cosas, te lo garantizo.

 Ve donde están tus futuros clientes

Si los clientes no van a tu negocio, tienes que salir a buscarlos.Organizar un evento no debe darte miedo porque resultará una acción muy enriquecedora (en todos los sentidos, incluído el monetario), pero recuerda que organizar un evento no es lo mismo que, simplemente, montar un evento. Para conseguir sacarle el máximo partido a tu evento la organización debe ser al milímetro. Si necesitas ayuda, no dudes en dejarnos un comentario abajo. Entra sin llamar.

La publicidad para pymes rentable que estabas buscando

Habitualmente cuando pensamos en publicidad pensamos en los anuncios de televisión, de radio o, quizás en vallas publicitarias. En general, a priori parece que la publicidad no es para las pymes. Sin embargo, la publicidad es mucho más que eso y las pymes pueden aprovecharse de los muchos soportes disponibles. Desde luego internet es el gran canal de comunicación y las posibilidades de publicidad son enormes. Sin embargo, no voy a centrarme en internet porque hay millones de artículos que ofrecen información al respecto. Pero no solo de internet vive el marketing y los puntos que voy a resaltar son más generales. Como siempre, lo primero que hay que tener claro es cuál es el objetivo de la campaña y a quién se dirije. Una vez tengas claro esto, lo demás es pan comido.

Publicidad para pymes rentable

Elegir el medio más adecuado

Si sabemos quién es tu público objetivo, ahora tienes que salir a buscarlo. Analiza tu público y a qué medio es más sensible. Por ejemplo, si tu negocio es una academia de yoga y pilates y buscas conseguir nuevos clientes, tendrás que dirigirte a un medio muy local, puesto que tus clientes van a ser los vecinos, más o menos lejanos de tu negocio. No tiene mucho sentido que inviertas una cantidad enorme de dinero (que posiblemente ni siquiera te puedas permitir) en un anuncio de televisión, salvo que sea una televisión local.

Aquí viene el otro punto a tener en cuenta en cuanto al medio. En el ejemplo anterior, ¿cuántos de tus vecinos ven esa televisión local? ¿Y el perfil de esos vecinos que ven el canal local es similar al de tus clientes objetivo? Sólo en el caso de que el porcentaje de televidentes sea alto y que su perfil sea el que buscas, la publicidad sería interesante. De lo contrario, mejor buscar una alternativa. Por ejemplo, anunciarte junto a la sección de nutrición o salud del periodico local puede ser una buena idea si sabemos que el periódico es leído en el barrio. Lo mismo pasaría con un programa de radio o incluso el patrocinio de algún evento que se produzca en la zona.

El mensaje, como elemento central de la publicidad

El mensaje es la otra parte fundamental a la hora de hacer una campaña de publicidad rentable para una pyme. De nuevo, con el objetivo en la cabeza debes preguntarte también cómo hacer llegar el mensaje de la manera más clara posible pero también cómo hacer que impacte al receptor y destaque entre los demás.

Es importante cuidar el estilo, el tono y las palabras utilizadas. Imágenes impactantes, juegos de palabras, metáforas, humor… son recursos para llamar la atención de tu público objetivo. Pero no solo hay que llamar la atención si no también hacer el anuncio recordable, y todo esto, sin perder el mensaje que queremos trasmitir. Nadie dijo que fuera a ser fácil, pero un anuncio trabajado será la diferencia entre una publicidad con éxito y rentable o un mero gasto inútil.

¿Has hecho alguna campaña publicitaria o te lo estás planteando? Comparte tu experiencia con nosotros. Entra sin llamar.

Cómo elegir una agencia de marketing

Puede parecer un poco raro que, desde un blog de marketing asociado a una agencia de marketing, nos dediquemos a dar consejos para contratar a quien puede ser nuestra competencia. Desde luego, en Sanva trabajamos para ser la mejor agencia de marketing para una pyme pero ¿qué distingue a una agencia de marketing de otra? ¿Cómo dar con la que más se adapta al proyecto que tienes?

Mad Men y la agencia de publicidad más famosa de la tele
Mad Men y la agencia de publicidad más famosa de la tele

No todo es igual

Hay muchos tipos de empresas relacionadas con el marketing, la publicidad y la comunicación. Para quien no está acostumbrado, puede resultar incluso un poco lioso. No todas tienen el mismo tipo de especialidad ni se mueven en los mismos ámbitos. Por ejemplo, si tienes claro que lo que necesitas es un anuncio en televisión y quieres a alguien que te ayude a hacerlo y a colocarlo en las distintas cadenas, deberás utilizar los servicios de una agencia de publicidad.

Por otro lado, están las agencias de comunicación que se dedican, obviamente, al tema de la comunicación ¿Pero es que la publicidad no es comunicación? Sí y no. Evidentemente, están muy unidas, pero la publicidad se apoya en medios de terceros, se orienta más a la venta directamente y se buscan los impactos. La comunicación, por su parte, puede tratarse de venta pero también por ejemplo, de la captación de talentos para la empresa, o la gestión de una crisis, etc. Incluye la relación con los medios de comunicación, con clientes e incluso con proveedores y accionistas.

Además están las empresas de diseño. Pueden ser más o menos especializadas: diseño gráfico, diseño del packing (envoltorios para el producto), diseño de webs, diseño de apps, etc. Todo cuenta para la construcción de una imagen de marca.

Otro tipo de agencia que está muy de moda son las agencias de marketing online. Están de moda porque, evidentemente, el uso de internet está generalizado y los costes, a priori, son menores que en otros canales. Sus especialidades son todo lo que puedes encontrar en la red: webs, posicionamiento, comercio online, apps, redes sociales…

¿Y dónde metemos a Sanva? Lo que nos diferencia no es el producto que ofrecemos o el canal que utilizamos, si no a quién nos dirigimos. Nuestra especialidad es ayudar a pequeñas empresas a desarrollar el marketing para aumentar las ventas y los beneficios. Dependiendo del caso, habrá que usar publicidad, comunicación, redes… Pero lo importante es saber qué hacer en cada momento para sacar el máximo rendimiento al dinero invertido en marketing.

Tener claro el presupuesto

¿Acaso a  alguien se le ocurriría pedir créditos sin necesitarlos y sin saber para qué pedirlos solo porque hayan bajado los intereses?

Al final, siempre hablamos de dinero. Muchas veces se piensa que el marketing es un pozo sin fondo donde se tira el dinero de la empresa. De hecho, es muy fácil desperdiciar el dinero en nombre del marketing. Sin embargo, también hay que ser conscientes de los riesgos de escatimar en marketing. Es importante saber cuánto se puede gastar y cuánto merece la pena gastar para lograr un objetivo. Una vez que tengas claro esto, será más fácil encontrar quién te puede ayudar.

Confiar plenamente en la agencia

Una vez has dado con una agencia que te convence y se ajusta a tu presupuesto, es importante que confíes en ella. Cuanta más y mejor información tenga, más fácil resultará el trabajo y más satisfactorio será el resultado. Especialmente si se trata de un trabajo de asesoría, como el que hacemos en Sanva, debes confiar en los profesionales que te ayudan y ofrecerles todos los datos que puedan ser relevantes. Ten en cuenta que están para ayudarte.

De todos modos, si no te sientes cómodo dando cierta información, ten en cuenta que siempre puedes solicitar la firma de un contrato de confidencialidad. Así, también estarás respaldado por la ley.

Tener claro el objetivo final y dejarte aconsejar

Si no tienes claro el objetivo, una asesoría personalizada puede ayudarte a establecerlo.Una vez fijado, no lo pierdas de vista. Habrá que hacer lo que sea necesario para conseguirlo. Ha llegado el momento de que, de nuevo, confíes en los profesionales que has contratado y escuches sus propuestas y opiniones. Está claro que nadie como tú conoce el negocio, pero los has contratado por ser expertos en una materia y quizá sus opiniones te sorprendan.

Una guía, como la que puede hacer Sanva para tu negocio, puede ayudarte a encontrar soluciones que no esperabas.

Si tienes cualquier duda sobre este mundo de las agencias y cómo elegir la mejor, no dudes en dejar un comentario. Estaremos encantados de poder ayudarte. Entra sin llamar.

Lo que tienes que saber antes de hacer una web

Suele decirse que si no estás en internet no existes y parte de razón hay en esta afirmación. Cuando queremos conseguir algo, lo primero que hacemos es buscar en la red qué hay. Es una forma fácil y rápida de encontrar lo que buscamos. Internet se ha convertido en el mayor centro comercial del mundo y sirve para comprar y vender de todo. Por este motivo, cualquier negocio debe tener su visibilidad online y la forma más sencilla es a través de una página web.

Actualmente, existen multitud de opciones, desde plataformas que te permiten hacer tu propia página a través de una serie de plantillas, hasta cientos de profesionales que se ofrecen a hacértela por más o menos dinero. Desde dentro del propio sector, soy consciente de la variedad que existe, incluso, entre presupuestos y entiendo que ésto pueda llegar a desconcertar al cliente (a mí también me desconcierta).

En todo caso, si estás pensando en montar un página web, ya sea por ti mismo o por una empresa externa, hay algunas claves que siempre tienes que tener en cuenta.

  1. La web debe verse y se debe poder navegar desde cualquier tipo de dispositivo: pc, tablet, notebook, pero, sobre todo, no hay que olvidar que la web debe estar adaptada a móviles. No estoy descubriendo nada nuevo ¿Cuántas veces usas tu móvil para entrar en internet? Probablemente, de hecho, estés leyendo esta entrada desde tu teléfono.
  2. La web debe ofrecer información relevante y de interés sobre tu negocio para tus clientes, pero especialmente debe incluir toda información necesaria para contactar y ofreciendo todas las opciones de contacto. Cuanto más fácil se lo pongas, más fácil será que contacten contigo y, recuerda, que ése es el objetivo.
  3. La web tiene que orientarse a tus clientes objetivo. Como con cualquier otra herramienta de comunicación tienes que tener claro a quién te dirijes y qué mensaje quieres darle. Tu negocio no es igual que el de tu competencia y tu web tampoco debe serlo, así que en este punto, un consejo: mira e inspírate en web que te gusten pero no copies nunca una web.
  4. Con respecto al diseño, el tema se vuelve más ambiguo. No a todo el mundo le gusta lo mismo, pero por poner una pauta hay que buscar siempre un diseño limpio y fácil de usar, sin saturar de imágenes y botones.
  5. Cuida la calidad de las imágenes. Si una imagen vale más que mil palabras, procura que esa imagen sea buena. ¿Te imaginas el escaparate de Loewe con un cristal sucio?
  6. Por último, pero primordial, trabajar en el posicionamiento o SEO. Son las tripas de la web, lo que no se ve pero sirve para que te vean y aparezcas bien posicionado en los buscadores.

Sobre todo, la web es una inversión que puede reportar muchos beneficios siempre que esté bien trabajada se trate de un proyecto vivo, donde varíen los contenidos para atraer nuevos clientes y contactos.

    El extraño caso de Anna Allen y la mala publicidad

    En los últimos días, todo el mundo habla del caso de Anna Allen, la actriz de la serie Cuéntame que difunde por redes y medios una vida ficticia como si fuera real. Debido a mi deformación profesional, me resulta irrestible evaluar desde el punto de vista del marketing la situación. Hacer publicidad está bien, pero de un producto (o una vida falsa) no tiene ningún sentido.

    La “película” de la actriz para promocionarse

    La actriz ha intentado en los últimos tiempos lograr notoriedad con una serie de noticias falsas como cameos en series de éxito como The Big Bang Theory o su presencia en los Oscars, diversos fotomontajes con actores internacionales al más puro estilo del Pequeño Nicolás, ¡hasta se había creado una falsa empresa de representación en Estados Unidos que supuestamente le llevaba allí su carrera! Toda una serie de mentiras que han llevado a periódicos, informativos y, por supuesto, redes sociales a hablar del tema con un tono más o menos serio.

    Anna Allen y la mala publicidad
    Anna Allen – Foto: Wikipedia

    Publicidad a cualquier precio

    Dejando a un lado la motivación real que le ha llevado este punto, lo lógico es pensar que lo que buscaba era simplemente publicidad y, de hecho, podría parecer que ha conseguido su objetivo. Personalmente, no tenía ni la menor idea de quién era esta mujer hasta que no leí la noticia, sin embargo ahora su cara y su nombre aparecen en portadas de periódicos y en distintos canales de televisión.

    La pregunta es, ¿si yo dirigiera una obra de teatro, le llamaría? Supongo que no. La publicidad que está haciéndose le sitúa más como un personaje grotesco que como una actriz de talento y sus falsas historias no hacen más que destacar sus vacíos laborales.

    Hay un dicho que es “que hablen de mí, aunque sea mal”. Pues bien, en marketing, no funciona.

    Conócete y proyecta lo mejor 

     Me suele pasar a menudo que cuando conozco a ciertas personas, empresas o productos que parecen ser perfectas algo me chirría en el cerebro. Son como los gamusinos: no existen. Sin embargo, sí existen mejores y peores, especialmente para una situación concreta. Cada uno de nosotros (o de nuestras o nuestros productos) somos los mejores porque algo nos diferencia y somos perfectos para dar la solución a un determinado problema o para una situación determinada. ¡Eureka! solo hay que identificar que es eso que nos diferencia y resaltarlo al máximo para que todo el mundo lo vea.

    Resaltar por resaltar lo primero que nos venga a la cabeza o lo que en nuestros sueños nos gustaría ser y no somos, sería por el contrario, bastante contraproducente. Imagina que vas a una peluquería porque has visto en su web que son los más modernos pero cuando llegas, tu abuelo es más moderno que ellos. Saldrás enfadado pensando que son unos carcas y unos falsos y pasarás completamente por alto el atentísimo servicio que te han dado y la excelente calidad-precio. Una pena: cliente perdido.

    Focaliza

    Resulta imprescindible saber quién es nuestro público. Por seguir con el tema del mundo de la interpretación voy a poner un ejemplo muy claro: si una productora hace una película para adolescentes, lo que opine la crítica le dará igual siempre que cada día las salas donde se proyecte estén hasta arriba de jovencitos. Su público objetivo está encantado y la productora más. En este caso se trata de un producto, pero con la publicidad pasaría lo mismo.

    Identifica a quién te diriges y centra tus esfuerzos en convencerles. Eso sí, manteniendo siempre la honestidad. Normalmente, a los vende-motos se les pilla enseguida (sin ánimo de ofender al gremio).

    Hay un anuncio de las propias empresas anunciantes que dice algo así como: La publicidad debe ser clara, honesta y veraz. Habrá que hacer caso a los que saben de esto ¿no?

    El marketing offline ha muerto… ¿o no?

    Parece que el 2015 me ha traído ganas de generar polémica, pero estoy harta de ver expertos y empresas de marketing que parecen vender la noticia que el marketing tradicional ha muerto y no comparto en absoluto esa opinión. Para mí, el marketing tradicional ha crecido y se ha enriquecido con el marketing online.
    Este tema me recuerda una anécdota de las pasadas fiestas. El otro día me vi en mitad de una discusión sobre la escritura manual y la escritura a través de cualquier tipo de dispositivo electrónico. Había gente que opinaba que ni siquiera merecía la pena enseñar a los niños a escribir a mano porque no lo iban a hacer y que la escritura manual estaba anticuada mientras que otros opinabamos que la escritura manual siempre sería útil aunque la mayor parte de los escritos se hagan a través de teclados reales o virtuales. 
    Con el marketing pasa algo parecido. Como decía, actualmente hay muchísimas empresas del sector que apuestan todas sus fichas hacia el marketing online y dejan completamente de lado el marketing offline (catálogos en papel, eventos, octavillas, publicidad en medios tradicionales y, en definitiva, cualquier tipo de acción que va más allá de una pantalla de ordenador, Tablet o móvil), como si hubiera que elegir uno de los dos bandos. 
    Marketing online vs. Marketing offline

     

    Ventajas del marketing online 

     
    Sin duda, hay muchas ventajas en las acciones online. En primer lugar, el precio, ya que mandar un email o estar en redes sociales puede ser gratis para la empresa si no tenemos en cuenta el tiempo empleado. En segundo lugar, se puede llegar a mucha gente sin limitarse geográficamente. Además, a través de las acciones online es más sencillo controlar el retorno, se puede saber cuántas personas abren un email o cuántas personas han visto tu publicación de Facebook. Se puede también, tener una comunicación bidireccional con los clientes, ya que no solo eres tú quien habla si no que ellos pueden responderte, lo cual es muy enriquecedor. 

     

    La suma del marketing online y offline: nuevas oportunidades

    Sin embargo, a pesar de que el marketing online nos abra nuevas puertas, renunciar al marketing tradicional puede cerrarnos otras. Cualquier campaña o imagen online debería reforzarse con otra offline y viceversa. Parece que cuando hablamos de offline o tradicional estamos hablando de algo aburrido y pasado de moda, sin embargo, la creatividad, la originalidad y el impacto pueden y deben seguir siendo vitales para cualquier acción de marketing, especialmente en publicidad y comunicación. Incluso las empresas online bajan al mundo real para hacerse más tangibles. Echa un vistazo, por ejemplo, al evento que organizó un juego online con motivo de su final mundial: League of Legends, nada que envidiar al mundial de fútbol. 
    Centrarse sólo en el mundo online puede hacernos olvidar a cierto tipo de clientes, crearnos una imagen fría y distante y, lo peor de todo, la flexibilidad que ofrece puede llevarnos a acciones precipitadas, sin objetivos claros. No hay que olvidar nunca que el primer paso para tener éxito con una acción de marketing es saber qué queremos conseguir (si no, ¿cómo sabremos si lo hemos conseguido?) y después pensar en cuál es el mejor método para lograrlo, sin limitarnos a un mundo virtual o a un medio tradicional, buscándo cuál es la mejor combinación posible dentro de nuestro presupuesto. Por cierto, a veces es sorprendente lo barata que puede salir una acción tradicional o lo cara que puede resultar otra online.

     

    Quizá algún día, pero no ahora

    Quizá llegue un día en el que todas nuestras compras se realicen solo por internet, donde no se utilice nada material salvo lo mínimo imprescindible e incluso que nadie escriba nada a mano, pero de momento, a la gran mayoría, aunque nos guste navegar, informarnos, distraernos, comprar y hasta cotillear por la red, nos sigue gustando tocar, oler y sentir más allá de una pantalla. Nos gusta lo tangible, incluso preferimos ir de cañas con los amigos que chatear por Whatsapp. Mientras esto pase, el marketing tangible, offline, seguirá siendo útil y renunciar a ello es algo que cualquier negocio, de cualquier sector debe plantearse con mucho cuidado y teniendo en cuenta a qué renuncia realmente.

    Las mejores acciones de marketing en pymes del 2014

    Con el fin de año inminente, se pueden leer todo tipo de ranking: los personajes del año, los mejores goles, las mejores películas, las noticias más importantes… De modo que no vamos a ser menos y vamos a hacer nuestro propio ranking: las mejores acciones de marketing en pymes. Me temo que voy a tener que ser un poco parcial puesto que existen miles de pymes en España y no conozco todas, pero, del ámbito que yo conozco, creo que hay ejemplos fantásticos de acciones a elogiar e imitar.

    Las mejores acciones de marketing en pymes del año

    Eventos para fomentar la lectura

    En este caso, no voy a quedarme con una empresa si no con dos. En primer lugar, una librería para niños llamada El Dragón Lector que organiza varias actividades a lo largo del mes para transmitir la pasión de los libros a los más pequeños. En segundo lugar, la librería Pueblos y Culturas, que a lo largo del año ha promovido el encuentro con escritores a través de la firma de libros. Dos ejemplos estupendos de cómo atraer y fidelizar clientes a través de los eventos.

    Nueva imagen para un centro de medicina estética

    Lo que antes era un local por el que pasabas por delante sin saber muy bien a qué se dedicaba, ahora se ha convertido en un llamativo centro de medicina estética. Se trata del centro de la doctora Piedad Delgado y el secreto de este cambio ha sido la nueva cartelería que ocupan sus cristales. Ahora, de un solo vistazo, sabes claramente a qué se dedican, gracias al uso de imagenes y palabras clave.Una manera infalible de darse a conocer.

    Alianzas para conseguir nuevos clientes

    Ya ha salido más veces en el blog, pero no me canso de decir lo importantes que son las alianzas para las pequeñas y medianas empresas. En este caso, destacamos la alianza a la que ha llegado Suvert, una empresa de puertas de garaje, con otra complementaria para aprovechar las posibles ventas cruzadas que se puedan producir. Una estretagia bien fundamentada con excelentes resultados.

    Estudiado calendario de promociones

    La planificación es otro de los valores que diferencia una acción de marketing con éxito de otra que no lo tenga tanto. De esto sabe bien Elma, un autocentro de mecánica rápida, que para su tienda de recambios y accesorios para el automóvil ha diseñado un calendario con las distintas promociones que ha ido llevando a cabo.

    Lanzamiento de una tienda online

    Recientemente se ha lanzado la tienda online Destino Bebé, una tienda de artículos para bebés y para sus mamás. Además de ofrecer una web muy cómoda de uso, el lanzamiento ha sido basado en una excelente campaña en las redes sociales, a través de distintos blogs, Facebook, Pinterest, Google+ y Twitter.

    Este blog es un orgullo

    Este blog ha supuesto un gran trabajo durante el último año, a veces más visual que otras, pero ahora tiene unos contenidos mucho más definidos y una parte no visible mucho más coherente con estos contenidos.

    Desde luego, a todas las empresas comentadas nos queda mucho trabajo por hacer y aspectos que mejorar, pero paso a paso se anda el camino y desde aquí queremos animar a cualquier pyme que quiera mejorar a atreverse a dar el paso.

    ¿Quieres destacar alguna acción de marketing de alguna pyme que te haya parecido interesante? Todos podemos aprender más.

    Las tres lecciones de marketing para pymes que nos ofrece Ikea

    Seguro que conoces Ikea, seguro que sabes qué se dedica y seguro que has visto, de una manera o de otra, algo de la publicidad que está haciendo esta Navidad. Todo esto quiere decir que Ikea lo está haciendo muy bien. Llegados a este punto, tengo que confesar que soy fan del marketing de Ikea. También es verdad, y con esto no voy a descubrir nada nuevo, que el presupuesto que tienen en un año puede superar el que tendrá una pyme en diez años. Sin embargo, observando cómo lo hace Ikea, voy a señalaros tres lecciones que se pueden aprender y aprovechar en una pyme, sea cual sea su negocio.

    Tienen muy claro quien es su público objetivo

    Para muestra, la última campaña publicitaria que tienen, #laOtraNavidad. Por si no habéis tenido oportunidad de verla, os adjunto el vídeo porque merece la pena.


    A pesar de ser un anuncio que puede gustar a todo el mundo por su lado más divertido y original, está claro que a quien más llegará será a los padres de familia. Pero si no lo ves tan claro, te dejo este otro spot de la misma campaña, en este caso #laOtraCarta.

    En este anuncio va más hacia el lado emocional y aquí sí está claro a quien se dirige: padres de familia y, personalmente añadiría que viven en ciudad y trabajan. ¿No estás de acuerdo?

    Primera lección para aplicar al marketing de tu negocio: la clave de una campaña de éxito es saber a quién se dirige una campaña para focalizarla lo máximo posible.

    Utilizan medios, distintos y adecuados, para hacer llegar su mensaje

    El primer anuncio del que os he hablado aparece en televisión pero ya su eslogan #laOtraNavidad con el hashtag hace referencia a redes sociales. Como he estado buscando información y los vídeos en Internet para esta entrada, en cuanto he entrado en mi cuenta de Twitter (@MKparaTodos, por si no la conoces), me ha salido esta campaña como enlace patrocinado. Numerosos tweeteros han utilizado este hashtag y compartido esta campaña. Pero no sólo se ha compartido por Twitter, también por otras redes como Facebook o Whatsapp, han salido en noticias, en blogs… se ha convertido en un anuncio viral, con un alcance más allá de lo que han pagado.

    Pero más allá, de las redes sociales, han creado una web específica www.laotranavidad.es con ideas para esta Navidad , pero no regalos materiales, si no juegos y actividades de las que disfrutar en familia. De nuevo, nos encontramos con una apuesta de cara al público objetivo: los padres.

    Segunda lección de marketing: saber qué canal de comunicación hay que utilizar para llegar al público objetivo y utilizar su lenguaje para que nos puedan entender.

    Aplican mensajes con gancho

    En ningún momento se dice que compres muebles, ni siquiera que compres nada, si no casi lo contrario, que no hace falta nada de eso. Entonces ¿para qué tanta inversión de tiempo y dinero? Lo que se vende con esta campaña es su marca. ¿Y para qué si todo el mundo ya conoce Ikea? No sólo nos están vendiendo un logo, sino cómo quieren que todos veamos a Ikea, qué valores tiene y que nos identifiquemos con esos mismos valores, y por tanto, con la marca en sí. Vender muebles, será más adelante, cuando llegues a la tienda o te llegue el catálogo a casa.

    Tercera lección de marketing: ofrecer al cliente algo más que producto, un valor intangible que le haga elegirnos a nosotros frente a la competencia.

    ¿Y todo esto que hace Ikea lo puede hacer una pyme? Rotundamente sí. No lo hará igual, porque tendrá distinto objetivo, distinto presupuesto y distinto público, pero conseguir una buena campaña de marketing es simplemente cuestión de buenas prácticas, buena planificación y buenos profesionales.

    Haz que tus clientes sean parte activa de tu empresa

    El otro día leía una noticia en Expansión sobre cómo algunas empresas lanzan campañas para que sus consumidores participen en el diseño de sus productos. Personalmente creo que es una acción muy interesante y con muchas posibilidades de éxito ya que, el poder de decisión lo tienen los propios clientes. Pero ¿podría una empresa más modesta llevar a cabo este tipo de acción para fidelizar a sus clientes?

    Ventajas de involucrar a los clientes

    Las ventajas que pueda conseguir una pyme que emprendiera una acción para que sean sus clientes quienes tomen decisiones, serían básicamente las mismas que tendría una gran empresa como las que se citan en el artículo.

    Sándwich reincorporado por Rodilla tras una votación de sus clientes

    Principalmente, el cliente se siente parte de la empresa, por lo tanto se fideliza y hará su propia campaña de boca a boca, puesto que se sentirá responsable y orgulloso de su participación.

    Supone, además, una gran forma de conocer las opiniones de los clientes de primera mano. Establecer una conversación con los clientes que nos aportará un conocimiento mejor de aquellas características que valora, sus gustos y sus preferencias. Supone ir más allá de la típica encuesta de satisfación que muchas empresas realizan anualmente para, simplemente cubrir el expediente porque lo necesitan para renovar su certificado de calidad (una práctica que, por otro lado, merece otra entrada por si sola). 

    A todo esto hay que añadir que, con una buena campaña de comunicación, la empresa consiga una publicidad efectiva que conecte con nuevos clientes potenciales.

    Problemas que pueden surgir

    Uno de los primeros problemas que surgirán será el vencer el miedo a perder el control sobre el producto al cedérselo al cliente. Toda acción de marketing tiene que estar muy meditada y tener un trabajo detrás que identifique qué se quiere conseguir con ella, a quién se va a dirigir y cómo se va a medir el resultado. Este tipo de acción donde se le permite al consumidor tomar decisiones en nombre de la empresa, requiere además una evaluación de las situaciones que puedan surgir tras la decisión de los clientes. Lógicamente, si dejamos que nuestros clientes tomen decisiones estratégicas, perderemos el control de nuestro negocio, pero hay muchas más decisiones en las que nuestros clientes nos podrán ayudar y si además les acotamos las opciones a elegir, será más sencillo prever las implicaciones de sus decisiones. Por ejemplo, una actriz no podría preguntar a sus fans si hace determinada película o no porque sería una decisión que podría afectar directamente a su carrera, pero seguro que podrán ayudarla a decidir qué modelito lucirá en la siguiente entrega de premios (¿el azul o el rojo?) y generará una expectación estupenda para su propia promoción.

    Otro posible problema es no encontrar una gran respuesta por parte de los clientes. Sin embargo, de nuevo hay que hacer hincapie en el trabajo previo. Hay que saber qué queremos conseguir con la acción, a quién nos vamos a dirigir y ofrecerles algo que realmente les interese. Si a esto unimos, como decía antes, una campaña de comunicación estudiada, los resultados mejorarán. No hay que olvidar las ventajas que pueden ofrecernos las redes sociales en este sentido, pudiendo incluso, conseguir nuevos clientes.

    No es tan difícil

    Parece que estoy hablando de cosas muy complicadas pero, ahora, voy a darte un ejemplo real. Cuando estudiaba en la universidad solíamos ir a comprar un bocadillo a una tienda de barrio donde cada día esperábamos una cola tremenda para conseguir la comida. En esta tienda, junto a una gran lista de bocadillos disponibles, estaba el bocadillo Jesús, con foto incluida de su autor, con una mezcla de sabores solo apta para valientes. Sin embargo, ahora, muchos años después, sigo recordando ese bocadillo. 

    En muchas ocasiones, para las pymes llevar a cabo ésta u otra acción de marketing tiene dos inconvenientes: pensar que no se puede hacer porque los demás no lo hacen, desperdiciando la gran oportunidad de diferenciarse, o pensar que no se puede porque no tienen tiempo o recursos, sin acordarse que en Sanva trabajamos para ayudarles a conseguir lo que se propongan.