Consejos para planificar el último trimestre del año

Tras las vacaciones, llegan meses cruciales en cualquier negocio: hay que terminar el año con éxito. Se acercan fechas importantes para muchos sectores: estamos en plena vuelta al cole, el inicio de la temporada invernal y, por supuesto, la Navidad. La presión por alcanzar los números fijados para tu negocio se mezclan con la oportunidad que estas fechas ofrecen. Sin embargo, la competencia está en el mismo punto de salida que tú y parace que todos se plantean sacar sus mejores cartas en estos meses. Para lograr diferenciarte de tus competidores y cerrar el año con buen sabor de boca, aquí te dejo unos consejos para planificar el último trimestre del año.

Márcate un objetivo, medible y realista para este último trimestre

Como siempre, lo primero es fijarse el objetivo a cumplir. Para poder cumplirlo, es necesario que pueda cuantificarse, para que se pueda comprobar si realmente se ha alcanzado. No olvides que una acción no termina el día que vence la campaña si no con el estudio posterior para medir su éxito y así aprender más sobre tus clientes y tu propio negocio. También debe ser un objetivo ajustado a la realidad, que se pueda conseguir en el plazo en el que estamos.

Acciones meditadas

Con el objetivo en mente y con los recursos disponibles, deberás planificar las acciones a llevar a cabo. Existen muchas posibilidades en cada caso, pero es importante que le dediques el tiempo que sea necesario tanto a diseñarlas como a prepararlas. Una buena idea lanzada de manera precipitada, puede transformarse en una acción desperdiciada, con la correspondiente pérdida de recursos y de oportunidad.

Acciones focalizadas

Cuando estés diseñando las acciones a llevar a cabo, nunca debes perder de la mente tu objetivo. Las acciones componen el camino que te llevará a él, pero si te despistas mirando el paisaje, puedes terminar en otro destino. También es importante que tengas en cuenta que, aunque una acción puede provocar distintos resultados, como aumentar las ventas y aumentar la base de clientes simultáneamente, a la hora de diseñarla tienes que hacerlo para maximizar tu objetivo principal, por ejemplo, aumentar la base de clientes. Todos los beneficios adicionales serán bienvenidos, pero no valorados a la hora de decidir si la acción resultó un éxito o no.

Acciones coherentes y diferenciadoras

Cada una de las acciones que desarrolles deben ser siempre coherentes entre sí y con la empresa. Siempre que tengas esto en cuenta, reforzar la imagen de la empresa va a ser uno de esos beneficios adicionales de los que hablábamos, lo que contribuirá a posicionarte mejor ante tus clientes. Sin embargo, esto no quiere decir que tengas que hacer siempre lo mismo. De hecho, arriesgarte a lanzar acciones innovadoras te diferenciará de tu competencia y te otorgará una posición ventajosa frente a ellos.

Reflexiona, investiga y asesórate

“El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de sudor”, son palabras de Thomas Edison. Para lograr alcanzar el éxito con tus acciones, debes trabajarlas, debes investigar, y, a veces, hacerlas y rehacerlas varias veces hasta alcanzar la mejor fórmula. En Sanva podemos asesorarte para lograr el máximo rendimiento de tus acciones y ayudarte en la preparación y organización de las mismas.

También podemos ayudarte a resolver tus dudas. Si lo deseas, puedes dejarnos un comentario más abajo. Entra sin llamar.

(Photo by rawpixel.com)

Guardar

3+3 ideas sencillas para aprovechar el verano en tu negocio

El verano puede ser una época de pocas ventas, pero eso no significa que no podamos aprovechar el verano para mejorar el negocio. Sí, es verdad que los clientes están de vacaciones. También es verdad que tú llevas todo el año trabajando y también mereces descansar.

Por eso te asustes. Queremos que este verano descanses. Queremos que este verano disfrutes. Queremos que este verano te diviertas. Y, por supuesto, queremos que a la vez, tu negocio mejore.

Por eso hoy te traigo ideas sencillas, que puedes llevar a cabo este verano sin que te suponga un gran esfuerzo.

¿Estás trabajando? Apunta estos consejos para aprovechar mejor tu trabajo este verano

  1. Quítate de encima esa tarea que postergas eternamente. Ya lo sé, esto no suena muy divertido. Pero quitarte ese peso de encima te va a dejar la mente mucho más despejada. Plantéatelo como meterte en una piscina helada. Lo mejor es no pensarlo dos veces y tirarse de cabeza a ello. Otra opción es delegar esa tarea. Si puedes hacerlo, no lo dudes. Seguro que ya sabes de la importancia de delegar. Ahora tienes más tiempo para explicar los pormenores de la tarea y supervisarla.
  2. Cambia de ambiente. Trabajar desde tu oficina es cómodo porque tienes todo a mano, pero si lo que quieres es mejorar tu empresa, cambiar el ángulo desde el que miras va a ayudarte. ¿Por qué no hacer ese cambio físicamente? Sal y trabaja desde una terraza, desde una cafetería o desde un parque. Con todos los dispositivos que contamos ahora seguro que puedes hacerlo muy fácilmente. Aprovecha ese cambio para establecer nuevas estrategias o simplemente revisar tus viejas presentaciones de empresa.
  3. Socialízate. Aunque es cierto que muchos clientes estarán de vacaciones, los que están trabajando deben saber que tú sigues al pie del cañón y pueden contar contigo. Intenta aprovechar este tiempo para fortalecer tus relaciones con los clientes: llámales, pregúntales por sus vacaciones y si tienes que hacer una reunión… ¿por qué no buscas un lugar diferente? A lo mejor también es inspirador para tu cliente 🙂

¿Estás de vacaciones? Estás de suerte, puedes disfrutar y mejorar tu empresa al mismo tiempo

  1. Cotillea. Mientras descansas en la hamaca seguro que estás mirando el móvil. El periódico, los últimos fichajes de tu equipo o incluso busques ideas e información sobre negocios en algún portal especializado como Emprendedores. Es estupendo. Sin embargo, aprovecha esos ratos también para cotillear a la competencia. Entra en sus redes sociales, mira qué publican, a quién siguen, quién les sigue… Pero hazlo con auténtico espíritu criticón ¿Lo hacen bien? ¿Hay algo que se pueda hacer para mejorar las tuyas?
  2. Conoce sitios nuevos y diviértete. Lugares, restaurantes, museos, chiringuitos, tiendas, cines, teatros… Lo que más te guste. Disfrútalos a tope. Luego apúntate qué fue lo que te atrajo de ellos, qué fue lo que más te gustó y qué fue lo que menos. Probablemente sean negocios muy distintos al tuyo, pero puede llegar a ser muy inspirador para tu empresa.
  3. Sueña despierto. Cuando estabas trabajando seguro que soñabas con tus vacaciones y ahora que estás de vacaciones ¿por qué no soñar con la empresa a la que te gustaría volver? ¿Qué cambiarías de tu negocio? Tener un objetivo claro es la base para conseguir buenos resultados.

Aprovecha el verano para darte un respiro a ti  y a tu negocio. Muy pronto llegará septiembre y los meses más locos del año para poder cerrar bien el ejercicio fiscal. Si en tus reflexiones detectas que debes mejorar el marketing, llámanos y te ayudaremos a conseguir tus objetivos.

Si te ha gustado esta entrada, cómpartela en tus redes sociales. También puedes darte de alta para no perderte ninguna entrada nueva o dejar un comentario. Este blog siempre está abierto para ti. Entra sin llamar.

Adaptarse al mercado o morir, esa es la cuestión

Puede sonar algo drástico eso de adaptarse al mercado o morir. Pero hay que tener en cuenta que, en los negocios, la teoría de Darwin de la Evolución Humana también es válida. Las empresas que mejor se adaptan al entorno son las que sobreviven.Vivimos tiempos frenéticos y las empresas tienen que adaptarse constantemente.

Para tomar las mejores decisiones estratégicas acertadas para tu negocio hay que tener la información necesaria. Es imprescindible estar atento a las tendencias el mercado o el riesgo de quedarse fuera del negocio será muy alto. Además,esto te permitirá ser mucho más consciente de las Amenazas y Oportunidades que hay en el mercado. Te permitirá reaccionar a tiempo y con ventaja frente a tus competidores.

Por ejemplo, el otro día, en nuestras redes sociales compartíamos este artículo sobre la moda “healthy”. En concreto, esta moda tiene implicaciones directas a empresas relacionadas con la salud y la alimentación. Sin embargo, queríamos ir más allá.

¿Estás al tanto de las modas que existen en tu mercado? No hacerlo o pensar que tu sector es inmune a modas, puede hacerte perder mucho dinero.

Observar lo que ocurre alrededor ayuda a salvar negocios

Seamos sinceros, todas las empresas pasan sus baches. Quizás en este momento tu empresa tenga problemas. Tanto si es el caso, observar lo que ocurre alrededor te ofrecerá alternativas con las que mejorar tus cifras.

A veces, un problema de ventas puede solucionarse observando simplemente a quienes compran y sobre todo, a quienes no compran y analizando por qué lo hacen unos y porqué no lo hacen los otros. Probablemente detectemos nuevas preferencias, cambios de gustos o hábitos de los clientes que nos están dejando fuera del mercado.

Por ejemplo, la cifra de compradores online aumenta cada día. Es posible que tu negocio nunca se hubiera planteado tener una tienda online, pero observando el mercado puedes percibir una nueva oportunidad ahí. Sobre este tema del comercio online y las oportunidades que puede ofrecer, ya hemos hablado anteriormente.

El comercio online es una de las tendencias que afectarán a todos los sectores antes o después

Si tu negocio no está pasando por ninguna crisis, no debes confiarte. Vigilar el mercado te permitirá estar en el buen camino y detectar cambios que puedan afectar a tu cuenta de resultados.

¿Estás haciendo lo necesario para adaptarte al mercado?

Todos los sabemos, en las pymes a veces es complicado. Las tareas diarias nos ocupan todo nuestro tiempo y la rutina nos vence. Pero, por otro lado, tanto trabajo y tanto tiempo que dedicamos a nuestro negocio ¿no merece que cuidemos que estamos en el buen camino?

Déjame que te deje unas preguntas para saber si, realmente, estás siguiendo el camino del éxito.

  1. ¿Conoces a tus clientes? ¿Sabes por qué te compran a ti? ¿Sabes qué les influye a la hora de comprar? Obsérvales, no te limites a vender como si fueras una máquina de vending.
  2. ¿Das a tus clientes la oportunidad de dar su opinión o incluso les dejas decidir sobre tu empresa? Puede sonar arriesgado dar tanto poder al cliente, pero las ventajas son muchas y no es tan complicado de conseguir. Aquí hablamos de esto.
  3. ¿Observas a tu competencia? No sólo a la competencia más directa o más cercana, también a los grandes líderes. Conocer sus propuestas, aprender de sus errores te llevará a avanzar mucho más deprisa en tu trayectoria.
  4. ¿Vigilas las tendencias del sector? No solo los competidores pueden ofrecerte una orientación, también proveedores o incluso qué ocurre en tu sector en otros lugares, otros países y hasta otros continentes.
  5. ¿Estás atento a la actualidad en un ámbito más global? Prever y adaptarse lo antes posible ante una situación de crisis, por ejemplo, será crucial reaccionar lo antes posible.

Si has respondido no en alguno de estos cinco puntos, ya sabes por dónde empezar.

Si has respondido afirmativamente a todas las preguntas, enhorabuena, dispones de toda la información para identificar opciones que mejoren tu empresa. Sin embargo, el trabajo no se queda ahí. Para adaptarte necesitas flexibilidad. Es posible que en determinados momentos tengas que cambiar tu producto o el proceso de venta para no descolgarte del mercado. No son medidas fáciles pero que el negocio muera lentamente es peor opción.

Ya lo sabes, destierra la frase “Esto es así porque toda la vida ha sido así” porque si no, otros vendrán a ocupar tu puesto en el mercado.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a nuestra enewsletter y no te pierdas ninguna de las entradas de este blog (aunque sólo te enviaremos un correo al mes). También compartirlo en tus redes sociales o dejarnos un comentario. Entra sin llamar.

Crear valor a tus clientes para generar ingresos

Asúmelo, si quieres generar ingresos tienes que crear valor para tus clientes. Seguro que no es la primera vez que te lo dicen. Generar valor permite diferenciarse de la competencia, atrae interés hacia el negocio y fideliza a los clientes. Creando valor, el cliente percibe más por el mismo precio. Incluso, estará dispuesto a pagar más. Está claro que esto es importante, sobre todo en tiempos donde muchos sectores entran con cierta facilidad en guerras de precios.

¿Pero cómo se traduce esto en una empresa real? ¿Se trata de emplear simples técnicas de marketing? ¿Por dónde empezar? Si piensas que esto de generar valor es algo simple, tengo malas noticas. Para lograrlo, toda la empresa debe estar implicada. Se trata de toda una filosofía que va desde el mismo producto o servicio a todo aquello que constituye la empresa. Todos los miembros de la empresa deben estar involucrados. ¿La buena noticia? Si eres una pyme tienes mucha más flexibilidad para lograrlo.

Si quieres crear valor para los clientes, empieza a valorarlos a ellos

El otro día leía una imagen muy gráfica: hay empresas que ven a sus clientes como tarjetas de crédito con piernas. Es verdad, hay empresas que parece que lo único que les interesa es que sus clientes se gasten cuanto más mejor. Esto es lógico, seamos honestos, todos queremos vender. Pero la clave está en qué les das a cambio. Si basas tu negocio en mínimos, no esperes el máximo.

Seguir leyendo

¿Por qué estudiar marketing?

Tras las pruebas de acceso a la universidad que se han llevado a cabo estas últimas semanas, ahora muchos estudiantes deben elegir qué estudiar y dónde. La mayoría ya tendrán claro lo que quieren hacer, pero si no es tu caso o no puedes acceder a lo que habías pensado, sigue leyendo porque te voy a ayudar a decidir si estudiar marketing es una alternativa interesante para ti.

Estudiar marketing
Imagen: biblioteca.uc3m.es

No todo es marketing, aunque sí puede estar relacionado

Si lo que te gusta es hacer webs, programar apps, llevar redes sociales o crear anuncios, está claro que, antes o después, te vas a encontrar con gente que trabajamos en marketing, pero a lo mejor estudiar marketing te puede decepcionar un poco.  Tampoco somos comerciales, aunque nuestro objetivo final siempre es la venta, en nuestras tareas no suele incluirse perseguir una venta concreta hasta alcanzarla. Ese duro trabajo y enorme satisfacción la afrontan otros.

Entonces, ¿qué se hace en un departamento de marketing? Por supuesto, esto depende de la organización de cada empresa pero si optas por trabajar en marketing probablemente tendrás que observar el mercado y la competencia, evaluar los canales de distribución, comunicar los mensajes de la empresa en diferentes medios y formatos, campañas de presentación de productos, establecer campañas de fidelización y un largo etc. que a su vez se dividirá en un montón de tareas.

¿Y cómo sé si este tipo de trabajo es para mí?

En general, yo diría que las dos características personales prioritarias para este tipo de trabajo son tres: creatividad, capacidad analítica y empatía. Desde luego la creatividad y una mente abierta son fundamentales para diferenciarse de la competencia y resaltar en el mercado pero la capacidad analítica y la empatía son también muy necesarias. El estudio del mercado y la competencia requieren una gran habilidad con los números y las estadísticas. Por otro lado, el planteamiento y desarrollo de campañas requiere la capacidad de ponerse en la piel de quienes van a ser los receptores de la campaña en cuestión.

Y luego ¿qué me voy a encontrar en el mercado laboral?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que, además de que no hay dos empresas iguales, no es lo mismo trabajar para una gran empresa, donde hay varios departamentos de marketing y comunicación con un alto grado de especialización, que trabajar en una agencia donde vas a tener un entorno más creativo, donde serás un experto en la materia pero verás muchos sectores distintos, o que trabajar en una pyme donde conocerás muy a fondo el sector, pero manejarás aspectos muy diversos dentro del propio área de marketing.

Como ves, en marketing siempre hay mucho que hacer. Esto se traduce en mucha presión y estrés. Se trabaja pensando en dos meses vista así que, si te decides a trabajar en marketing, que no te resulte raro estar en septiembre con la sensación de que ya es Navidad. Por otro lado, suele ser un trabajo interesante y divertido, donde siempre tienes muchos temas entre manos y conoces a mucha gente.

No te olvides (aunque puede valer para cualquier trabajo): 

  • Estudiar idiomas. Un buen nivel de inglés es imprescindible, pero otros idiomas te abrirán muchas puertas
  • Cuida tu imagen en las redes sociales. Lo que pongas hoy en cualquier red social, puede ser leído por tu jefe, tu proveedor o tu cliente en el futuro.
  • Presenta siempre una excelente ortografía. Además de analizar números vas a tener que escribir un montón de informes y vas a revisar anuncios, webs, notas de prensa, etc. Tus ojos serán los que tendrán la última visión de cualquier texto de la empresa antes de hacerse público. 

Me consta que por aquí pasan profesionales de marketing ¿se me olvida algo importante? De todos modos, si puedo ayudarte con cualquier duda que tengas, puedes dejarme un comentario y trataré de ayudarte lo mejor posible. Entra sin llamar.

Las 11 lecciones de marketing que no tienen que ver con el marketing

A veces me pasa, veo lecciones de marketing por todos lados, aunque me estén hablando sobre la alimentación de los armadillos. Puede ser deformación, pero siempre está bien aprender. Os dejo una presentación con la que espero inspirar alguna conciencia.

Para ver la presentación, sólo tenéis que mover los cursores delante y detrás. Si alguien encuentra alguna dificultad para verlo, puede hacer click aquí.

¿Alguién más tiene alguna lección con licencia de interpretación? Ya sabéis, entrad sin llamar.

Tarjetas de visita: el clásico irrempazable

Por mucho que avancen las herramientas comerciales, hay un clásico que no puede faltar en ninguna empresa: las tarjetas de visita. Vas a ver a un cliente, le cuentas las bondades de tu producto o servicio, lo buena que es tu empresa y todas las maravillosas herramientas que puedes aportarle, pero cuando te vas de allí, es necesario que le dejes tu tarjeta para que te recuerde y sepa cómo contactarte. Puede parecer que las tarjetas de visita son algo sin importancia, pero en realidad conviene tener una serie de características a tener en cuenta.

Información que debe contener

Desde mi punto de vista, y sobre todo para el caso de las pymes, la tarjeta de visita debe proporcionar dos tipos de información: aquella que permitirá a la otra persona recordarte y la información que le permitirá contactar contigo. Para cumplir la primera función, habrá que incluir la información del tipo nombre de la empresa, cargo y cualquier información adicional que permita “poner cara” a la tarjeta. En cuanto a la función que debe cumplir una tarjeta de visita para que puedan contactar contigo, tú decides qué información es relevante. Si no atiendes nunca el móvil, no deberías ponerlo, pero si estás todo el día conectado a las redes sociales, entonces éstas sí deberían estar incluidas. No conviene saturar la tarjeta con información, sobre todo si no es relevante. Pero tampoco conviene quedarse corto y que la tarjeta no resulte útil para la venta.

Diseño, a regla es que no hay reglas

El diseño, a pesar de ser lo más llamativo, es lo que menos reglas tiene. No hay límites y todo vale en cuanto a diseño: colores, formas… todo está permitido (siempre que sea legible) para hacer que la tarjeta destaque entre las demás. Partimos de la base que lo que puede ser atractivo para alguien, a otro puede parecerle horrible, por tanto, a pesar de que hay que cuidar al máximo la estética, las pautas previas deben ser más genéricas. El diseño debe estar vinculado a dos aspectos: la imagen de la empresa y el presupuesto. La imagen de la empresa influye a la hora de elegir colores y el estilo de la propia tarjeta. Por ejemplo, si se trata de una empresa que se dedica al mundo de la música tendrá una imagen más divertida que la tarjeta de un bufete de abogados. El presupuesto influye sobre todo a la hora de diseños más complejos que la tarjeta tradicional, por ejemplo en tarjetas que incluyen algún corte especial o que incluyen una parte doblada, etc. Todo este tipo de características ofrecen a las tarjetas una apariencia distintiva pero también encarecen sustancialmente el precio por lo que habrá que valorar si realmente interesa.
Además hay que tener en cuenta si queremos una tarjeta a una cara o a doble cara. De nuevo, nos movemos en el mundo de los gustos personales. En mi opinión, utilizar las dos caras es vital cuando hay demasiada información que incluir. Es preferible dejar parte de la información para la cara B que ofrecer una tarjeta con tantos datos que no sea clara. Una opción sería, dividir la información corporativa y la información personal, por ejemplo.

Acabado de calidad

En este  punto hay ponerse serios. ¿Llevarías una camisa con una mancha de tomate en la visita a un cliente? ¡Pues no lleves tarjetas de baja calidad! Todos hemos visto ofertas asombrosas que por dos duros nos hacen las tarjetas, pero el resultado suele ser tarjetas demasiado finas, donde la tinta mancha, con diseños encorsetados y, en definitiva, una calidad pésima. Es importante buscar un nivel de calidad acorde con la calidad de nuestra empresa y nuestros productos y trabajar con empresas que nos ofrezcan unos niveles de calidad que necesitamos. 

Los eventos también son para las pymes

Esta semana se celebra en Madrid Fitur, la feria anual del Turismo. He de confesar que es mi feria favorita tanto por el sector al que se dirige, como por la originalidad de los expositores y por supuesto por las cifras que presenta. Este año Fitur cuenta con más de 9.000 empresas participantes y la presencia de 165 regiones, por no hablar del público estimado que calculan.

Quienes me conocen saben que los eventos son acciones que me apasionan. Pero ¿puede realmente una pyme meter en su plan de marketing la participación en eventos?. Cada pyme tiene sus propios objetivos y condiciones, pero la respuesta a esta pregunta es un rotundo sí. No solo pueden meter eventos en sus planes de marketing si no que, además, deberían hacerlo.

Ventajas de los eventos para las pymes

Las ventajas que una empresa de tamaño medio o incluso pequeño van a encontrar, son básicamente las mismas que encuentra una gran empresa. Hay muchos tipos de eventos y cada uno de ellos ofrece distintas oportunidades. Dependiendo de cuál sea el objetivo de la empresa se trabajará en uno u otro. No es lo mismo un evento donde se buscan nuevos clientes que uno que lo que busca es fidelizar a los clientes actuales de la empresa o uno que pretenda animar al equipo a lograr un reto.

Seguir leyendo

La chuleta para que tu empresa apruebe en Marketing

Ahora que muchos estudiantes están preparando sus exámenes, os dejo una chuleta para todas aquellas empresas que este año quieren aprobar en marketing y aprovechar las ventajas que conlleva.

Espero que os guste el nuevo formato, sólo tenéis que desplazaros delante y detrás. Si no puedes verlo en tu teléfono móvil, puedes hacer click aquí.

Tenla siempre a mano

Si tienes algún problema, dudas o quieres contarnos algo, puedes dejarnos un mensaje abajo. Como siempre, entra sin llamar.

Cómo el marketing ayuda a un pequeño negocio a vender más

Ya he dicho muchas veces que el marketing puede ayudar a un pequeño negocio a vender más. Pero hoy quiero invitarte a hacerte una reflexión: aún sin planteártelo estás haciendo marketing, lo que pasa es que si no eres consciente de ello, puedes estar más “deshaciendo” que haciendo. Me refiero al valor que existe alrededor de tu negocio. El cómo llega tu cliente a ti, cómo ve tu local o tu oficina, cómo es atendido por el personal, quién le atiende… todo eso influye en la compra y hacerlo de manera consciente y meditada, hará que esa influencia sea positiva.
Ya he hablado en otras ocasiones de imagen de marca, pero a riesgo de ser pesada voy a insistir en ello. Es vital para cualquier empresa, ya sea grande, mediana o pequeña, plantearse qué quieren que piensen los clientes sobre ellos y trabajar en cada aspecto para proyectar esa imagen.
Imagen de marca en un pequeño negocio

Valora la imagen de tu empresa

Empecemos desde el principio, por mucho que yo lo diga, eres tú quien tiene que valorar tu propio negocio. Si estás todos los días trabajando duro para ofrecer un producto de calidad, ¿por qué dejas que tus clientes se despisten en valores que no tienen nada que ver contigo?

Pregunta otros puntos de vista

A clientes, a empleados, a familia, a amigos ¿cómo ves mi empresa? ¿Qué es lo que más te llama de ella? Probablemente encontrarás respuestas sorprendentes y siempre enriquecedoras porque tú tienes una visión, desde tu ángulo de visión, pero otros te aportarán nuevos enfoques.

Sé honesto

Muéstrate cómo eres, muestra tu empresa cómo es. Existen un poderosos motivo para hacerlo: mantener una identidad (ya sea personal o empresarial) ficticia tiene fecha de caducidad. No se puede engañar siempre y menos aún si buscar mantener un cliente fiel.

Ofrece una imagen coherente

Como punto de partida, hay que preocuparse por ofrecer una imagen de marca coherente.Esto tiene como punto de partida la honestidad de la que hablaba antes, pero también hay que llevarlo hasta aspectos más superficiales como el uso del logo, los colores, etc. Si presentas tu negocio como profesional y serio, no llevará bien que en la página de Facebook sólo publiques chistes, por ejemplo.

Dirige a tus empleados

Como si de una orquesta se tratara, para terminar de dar coherencia a la imagen del punto anterior, dirige a tus empleados para que también actúen de manera acorde a la imagen que proyecta la empresa. Recuerdo el caso el verano pasado, cuando me encontraba en unas urgencias saturadas, cómo se originó una discusión entre pacientes que no se sentían convenientemente atendidos y el personal administrativo que, lejos de ponerse en su lugar, se mostraban jocosos y relajados entre ellos. En un hospital se produce una situación desagradable, en tu negocio, una actitud no dirigida e inconveniente por parte de tus empleados, puede provocar la pérdida de clientes.
¿Se te ocurren más opciones para contruir una buena imagen de marca?