0

 

Diciembre ha llegado y hace tiempo que vemos todos los centros comerciales decorados con motivos navideños, los anuncios de la tele se enfocan a juguetes o colonias y los supermercados nos tientan con deliciosos productos típicos de la época. Está claro que la Navidad está a la vuelta de la esquina y llega a todos los rincones, incluidas las pequeñas empresas.

Muchas veces nos quejamos precisamente de eso, de que la Navidad se ha convertido en una fiesta comercial donde parece que lo único que importa es consumir. Sin embargo, más allá de tradiciones, no hay nada de malo en intentar mejorar las ventas. Todos queremos que nos vaya bien. Quien quiera comprar, lo hará y quien prefiera una Navidad más espiritual, pasará de largo.

Una cosa que está clara es que en Navidad todos estamos con mejor talante. Será por los villancicos o por los días de fiesta, es una época en la que, sin darnos cuenta, es más fácil sacarnos una sonrisa.

navidad-pequeño-negocio

Por tanto, como responsables de un negocio, sea del tipo que sea, debemos aprovechar este momento. Está claro que si te dedicas a un producto que mejora las ventas en esta época del año, debes intentar atraer más clientes. Para ello, tendrás que hacer un esfuerzo extra ya sea a través de la decoración del local, publicidad específica, productos de temporada o promociones orientadas a este momento. Es una época donde, además de aumentar el consumo, la competencia también será más voraz y es importante que trabajes concienzudamente para este momento. Si no lo has hecho ya, plantéate qué vas a hacer y, sobre todo, el año que viene empieza a prepararlo con tiempo, yo te recomendaría que, como mínimo, un mes antes de que empiece la campaña de Navidad en tu negocio.

Sin embargo, si tu negocio no es especialmente sensible a este momento del año, también deberías plantearte que puede ser un buen momento para fortalecer relaciones. Buscar una manera de sorprender y agradar a tus clientes, tus empleados o tus proveedores en estas fechas puede hacer que tus negocios en el próximo año mejoren.

Tradicionalmente se envían felicitaciones, se organizan comidas y cenas o se hace algún tipo de regalo, pero la clave está en hacerlo, no por tradición si no con cabeza. Pensar en quién nos dirigimos e intentar sacarle una sonrisa puede ser la clave para generar emociones que vinculen a esas personas con nuestra empresa y no sean un simple trámite de la época.

Si aún no te has planteado cómo vas a vivir la Navidad en tu negocio, date prisa porque apenas queda tiempo. ¿Vas a aprovechar el momento o lo vas a dejar pasar? ¿Qué tiene preparado este año tu empresa? Entra sin llamar.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *