0

Durante años de entradas en este blog, he mostrado los beneficios que cualquier empresa, independientemente del tamaño o sector, puede conseguir con una buena planificación de marketing. Todas las empresas quieren vender más, conseguir más clientes, que los que ya compran sean fieles… pues con buen marketing todo eso se puede conseguir y sin necesidad de una gran inversión.

Sin embargo, hoy me he levantado intentando ver el mundo desde otro ángulo y me he propuesto buscar aquellas situaciones en las que lo mejor será que no se haga nada de marketing.

contraindicaciones del marketing

Si no crees en el marketing, mejor no lo uses

Para que el marketing funcione es imprescindible la implicación de toda la empresa, empezando por la dirección. Si tú no crees que el marketing vaya a funcionar, no te vas a implicar en las acciones de marketing, no vas buscar un objetivo realista y deseable porque total… si no sirve para nada. Gastarás dinero en marketing en lugar de invertirlo en marketing y una vez lo hayas gastado, sin objetivo y sin medir el retorno, dirás: ¿Ves? Sólo era un gasto.

Si quieres que tu negocio permanezca siempre tal cual está, no hagas marketing

Es posible que estés a gusto con tus clientes actuales que ya sabes lo que compran y no quieras complicarte la vida en atraer más clientes o en intentar vender algo distinto a tu clientela. En este caso, tampoco deberías hacer marketing. Cualquier acción va a complicarte la vida, te va a sacar de la rutina y va a proporcionar nuevos aires al negocio. Mejor no hagas nada, que tu negocio no cambie y si el mercado cambia y tus clientes empiezan a comprar en otro sitio, siempre podrás echar la culpa a la crisis. Total, si tú haces lo mismo, los demás tendrían que hacer lo mismo también.

Si crees que copiar a la competencia es hacer marketing, evita hacerlo porque eso no es marketing

Entiéndeme, fijarse en acciones que hacen otros y tienen éxito está bien, los demás también tienen ideas buenas y adaptarlas a tu negocio para conseguir tu objetivo, es una forma sencilla de hacer marketing. Pero una cosa es observar e inspirarse en lo que ocurre alrededor y otra es hacer una página de Facebook porque la competencia también la tiene. El “y yo más” no es marketing y no funciona, pero si lo practicas, no digas que haces marketing, por favor.

Pero todo depende del punto de vista

Si estás en cualquiera de estas situaciones, lo mejor será que no uses el marketing. La verdad es que me ha costado encontrar alguna situación en la que el marketing no funcionaría en absoluto. De hecho, cambiando matices en estos casos, el marketing también estaría indicado. Como ves, ninguna de estas situaciones menciona el tamaño de la empresa (porque hasta un autónomo debe hacer marketing), ni del sector (algún día os contaré cómo hace marketing una funeraria de Estados Unidos, a-lu-ci-nan-te), ni tampoco del presupuesto disponible (el dinero no lo es todo, aunque ayude).

En cualquier situación, cuando tú no uses el marketing, otros lo harán por ti. Tu competencia lo hará y su negocio mejorará mientras el tuyo se estanca o baja y tú achacarás los problemas a la suerte o la mala suerte. Sinceramente, prefiero que le des mala fama a la suerte que al marketing. Cuestión de principios.

¿Crees que estás en alguna situación en la que el marketing esté contraindicado? ¿Cuál es tu situación? Entra sin llamar.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *