0

La relación entre el deporte y el marketing ha sido siempre muy estrecha, como ya comentábamos en la entrada Cifras de otro mundo, sobre la final de la Super Bowl. 
Deporte y marketingSe mire por donde se mire, y al nivel que se mire, el deporte está siempre rodeado de marcas, publicidad y comunicación. Quizá algún forofo acérrimo se escandalice pero ¿qué son los clubs de fútbol si no marcas? Probablemente quienes animen cada fin de semana al Unión Carrascal sea porque conocen a alguien que juega allí, pero, cada fin de semana, miles de personas animan a equipos de primera división donde no conocen en persona a ningún jugador y lo harán durante años pasando por distintas generaciones de jugadores y decenas de entrenadores que propondrán estilos de juego distintos. Ese forofo que está leyendo esto quizá me diga que él/ella anima a su equipo porque es el equipo de su ciudad, aunque pocas ciudades tienen solo un equipo, o a lo mejor porque ese equipo representa unos valores con los que se identifica o, simplemente, por costumbre, porque lo hace desde pequeño/a. ¿Y qué es eso si no marcas? Cuantos más seguidores, más ingresos, no sólo de la venta de entradas, si no de patrocinadores que, a su vez, utilizan a los equipos para hacerse publicidad. Y esto es sólo la punta del iceberg ¡Es el paraíso de los marketinianos!
Pero no solo de fútbol vive el marketing. Las marcas deportivas son tremendamente activas en cuanto a acciones de marketing se refiere. El deporte tiene algo de adictivo así que el mensaje que muchas marcas utilizan no es “compra mi marca” si no “practica mi deporte” o deporte en general porque te sentirás mejor, serás mejor y le gustarás más a la gente “Just do it”. Una vez se practique el deporte que sea, ya sólo es cuestión de atraerle hacia la marca. Por esto, las marcas deportivas, ya sean fabricantes o distribuidores, utilizan múltiples aplicaciones móviles, redes sociales, comunidades virtuales, etc. El público se segmenta perfectamente porque son ellos mismos los que deciden dónde quieren participar y reciben la publicidad con agrado puesto que para ellos, en realidad, es información útil.  ¡Es un nivel más en el paraíso!
Y es que además el binomio deporte-marketing funciona también en conceptos generales. Las ciudades compiten ferozmente entre ellas para ser sede de competiciones mundiales y de las Olimpiadas y si no que se lo digan a Madrid. Invierten durante años en publicidad e infraestructuras para conseguir como recompensa la popularidad que estos acontecimientos deportivos les ofrecen. En realidad, el deporte es una opción segura en el marketing porque no creo que haya nadie a quien no le guste o practicar o ver deporte. El deporte es competición, es diferenciación, es marketing.
Por cierto, que esta noche gane el mejor.
Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *