1

Sin lugar a dudas, lo más importante de un evento es el objetivo del propio evento. Parece una simpleza, pero en el día a día, a veces, este hecho tan simple, se olvida. A veces, lo que ocurre es que de un sólo evento se pretenden conseguir objetivos diversos y no siempre conectados. Otras veces, lo que ocurre es que un evento se celebra de forma periódica, perdiendo el sentido a lo largo de los años y organizándose por tradición y no por objetivos.
La consecuencia inmediata de la falta de un objetivo claro en un evento es otra obviedad: el evento no logra alcanzar ningún objetivo, convirtiéndose en un fracaso. Hay que tener en cuenta que cada evento se trata de una inversión en marketing y, por tanto, debe tratarse como tal.
Por ello, antes de lanzarse a organizar un evento, con más o menos previsón, recomiendo que se sigan cinco sencillos pasos, que ayudarán, tanto a definir el evento, como a medir el éxito de la acción.
1.- Fijar un objetivo claro, sencillo y concreto.
2.- Definir los parámetros que nos ayudarán a medir el éxito o el fracaso del evento.
3.- Establecer los recursos disponibles para este objetivo, tanto económicos como humanos. 
4.- Determinar los plazos para la consecución del objetivo para poder evaluar la situación durante la organización del evento.  
5.- Y, por supuesto, confiar en profesionales especializados que nos ayuden a optimizar los recursos para la consecución del objetivo.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *