3

Como nos enseñó el maestro Hitchcock en su película Crimen Perfecto, es muy complicado, por no decir imposible, organizar algo que tengamos 100% asegurado que saldrá tal y como aparece en nuestra cabeza. En el caso de Hitchcock era un crimen, en el nuestro un evento. En todo caso, siempre habrá factores que escapen a nuestro control como puede ser el meteorológico o los propios asistentes del evento.
Una vez asumido esto, sólo queda una solución para poder alcanzar, si no un evento perfecto, sí un evento excelente. La clave es una exhaustiva planificación que nos permita controlar todos los factores en nuestra mano, minimizando riesgos y elaborando soluciones alternativas ante posibles problemas.
Empezar con un plan meditado de eventos anual, por ejemplo, nos permitirá mejorar la rentabilidad de cada evento y ahorrar costes gracias a una visión global de los eventos dentro del plan de marketing. Podremos aprovechar sinergias entre algunas campañas de marketing y los propios eventos y elegir las fechas más adecuadas para alcanzar nuestros objetivos.
Una vez empezamos la organización de un evento específico, debemos ser cuidadosos con cada el trabajo. Un consejo básico para organizar un evento con éxito es comprobar cada detalle, sin dar por supuesto nada. Gracias a este modo de trabajo, evitaremos los típicos problemas de sonido o de accesibilidad al centro de celebración, por ejemplo.
La búsqueda del evento perfecto y la minimización de riesgos nos lleva a quienes nos dedicamos a esto, a ser un tanto maníacos con los detalles y a no descansar hasta que todo ha finalizado satisfactoriamente. Pero ¡qué le vamos a hacer! Este estrés es el que nos mantiene vivos.
Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

3 Comentarios

  1. Anónimo

    Cierto es que la planificación es fundamental y que comprobar cada detalle lo es todavía más… pero siempre hay algo que falla y que escapa por completo a tu control. Personalmente soy bastante histérica en lo que a comprobar cada detalle se refiere y lo que más me fastidia es, que después de todo el esfuerzo y la dedicación, de las horas pensando en algo original, la comunicación, etc… lo que los asistentes recuerdan es "si comieron mal o bien". Hace cosa de un año y medio organicé un evento con show room, sala de conferencias, aplicaciones prácaticas, etc. Todo muy interactivo. Un formato al que la gente respondía muy bien hasta la hora del cocktail. El esfuerzo de mucho tiempo se fue al cubo de la basura porque el cocinero se quedó corto con las raciones. Mi consejo es, pide el doble, sale más caro pero los clientes recordarán lo verdaderamente importante, tu producto. Ya se que es un consejo un poco absurdo, pero muy real.

  2. Vir

    Mmmm, te veo bien capaz de organizar el evento perfecto, porque soy firme defensora de la teoría de que la perfección está en la imperfección. Algo que no salió como debiera puede ser un recuerdo imborrable.
    Bss

  3. Mª Cruz Sánchez - mcruz.sanchez@sanva.es

    Anónimo, ¡qué razón tienes! En realidad uno de los puntos clave en cada evento es la comida. Probablemente sea cultural, pero si en un evento no hemos comido bien, da igual todo lo demás: fue un desastre.

    Vir, desde luego, a veces aquello que no puedes controlar, termina jugando a tu favor y creando un ambiente mejor del que se esperaba. Pero de todos modos no conviene relajarse y confiar en que eso sea siempre así.

    ¡Gracias por vuestros comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *