2

El otro día leía una noticia en Expansión sobre cómo algunas empresas lanzan campañas para que sus consumidores participen en el diseño de sus productos. Personalmente creo que es una acción muy interesante y con muchas posibilidades de éxito ya que, el poder de decisión lo tienen los propios clientes. Pero ¿podría una empresa más modesta llevar a cabo este tipo de acción para fidelizar a sus clientes?

Ventajas de involucrar a los clientes

Las ventajas que pueda conseguir una pyme que emprendiera una acción para que sean sus clientes quienes tomen decisiones, serían básicamente las mismas que tendría una gran empresa como las que se citan en el artículo.

Sándwich reincorporado por Rodilla tras una votación de sus clientes

Principalmente, el cliente se siente parte de la empresa, por lo tanto se fideliza y hará su propia campaña de boca a boca, puesto que se sentirá responsable y orgulloso de su participación.

Supone, además, una gran forma de conocer las opiniones de los clientes de primera mano. Establecer una conversación con los clientes que nos aportará un conocimiento mejor de aquellas características que valora, sus gustos y sus preferencias. Supone ir más allá de la típica encuesta de satisfación que muchas empresas realizan anualmente para, simplemente cubrir el expediente porque lo necesitan para renovar su certificado de calidad (una práctica que, por otro lado, merece otra entrada por si sola). 

A todo esto hay que añadir que, con una buena campaña de comunicación, la empresa consiga una publicidad efectiva que conecte con nuevos clientes potenciales.

Problemas que pueden surgir

Uno de los primeros problemas que surgirán será el vencer el miedo a perder el control sobre el producto al cedérselo al cliente. Toda acción de marketing tiene que estar muy meditada y tener un trabajo detrás que identifique qué se quiere conseguir con ella, a quién se va a dirigir y cómo se va a medir el resultado. Este tipo de acción donde se le permite al consumidor tomar decisiones en nombre de la empresa, requiere además una evaluación de las situaciones que puedan surgir tras la decisión de los clientes. Lógicamente, si dejamos que nuestros clientes tomen decisiones estratégicas, perderemos el control de nuestro negocio, pero hay muchas más decisiones en las que nuestros clientes nos podrán ayudar y si además les acotamos las opciones a elegir, será más sencillo prever las implicaciones de sus decisiones. Por ejemplo, una actriz no podría preguntar a sus fans si hace determinada película o no porque sería una decisión que podría afectar directamente a su carrera, pero seguro que podrán ayudarla a decidir qué modelito lucirá en la siguiente entrega de premios (¿el azul o el rojo?) y generará una expectación estupenda para su propia promoción.

Otro posible problema es no encontrar una gran respuesta por parte de los clientes. Sin embargo, de nuevo hay que hacer hincapie en el trabajo previo. Hay que saber qué queremos conseguir con la acción, a quién nos vamos a dirigir y ofrecerles algo que realmente les interese. Si a esto unimos, como decía antes, una campaña de comunicación estudiada, los resultados mejorarán. No hay que olvidar las ventajas que pueden ofrecernos las redes sociales en este sentido, pudiendo incluso, conseguir nuevos clientes.

No es tan difícil

Parece que estoy hablando de cosas muy complicadas pero, ahora, voy a darte un ejemplo real. Cuando estudiaba en la universidad solíamos ir a comprar un bocadillo a una tienda de barrio donde cada día esperábamos una cola tremenda para conseguir la comida. En esta tienda, junto a una gran lista de bocadillos disponibles, estaba el bocadillo Jesús, con foto incluida de su autor, con una mezcla de sabores solo apta para valientes. Sin embargo, ahora, muchos años después, sigo recordando ese bocadillo. 

En muchas ocasiones, para las pymes llevar a cabo ésta u otra acción de marketing tiene dos inconvenientes: pensar que no se puede hacer porque los demás no lo hacen, desperdiciando la gran oportunidad de diferenciarse, o pensar que no se puede porque no tienen tiempo o recursos, sin acordarse que en Sanva trabajamos para ayudarles a conseguir lo que se propongan.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

2 Comentarios

  1. Mª Cruz Sánchez

    Entiendo que te refieres a una empresa de marketing y la respuesta es sí. Sanva puede ayudarte a desarrollar el marketing de tu negocio porque, además, nos adaptamos al tu presupuesto. Si quieres, envíame un correo a info@sanva.es con lo que quieres hacer y tus datos de contacto y hablamos sobre las distintas opciones que tienes.
    ¡Gracias por el comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *