1

Hace unos días leí en un blog que sigo habitualmente, el blog de Eric Mottard en Evento Plus, que los eventos cutres están de moda. Si eliminamos la connotación negativa de la palabra “cutre”, no sólo tiene razón, sino, además, mucha lógica.
Unos meses atrás, a todos nos escandalizó conocer a ciertas empresas en situaciones financieras muy complicadas que celebraban eventos millonarios para sus ejecutivos. En la actualidad, los eventos de gran lujo no comunican la buena situación económica que atraviesa la empresa sino, más bien, el despilfarro de la propia empresa en un momento económico delicado.
Sin embargo, cuando hablamos de una revolución en el mundo de los eventos no es que estemos pensando en llevar a los asistentes a un camping en lugar de un buen hotel. El reto al que nos enfrentamos los que nos dedicamos a esto es doble: mantener la comodidad y la exclusividad de los eventos de hace unos años y ahorrar el máximo posible en costes.
¿Cómo se hace esto? A mí, sólo se me ocurre una receta con dos ingredientes: imaginación y personalización. Parecen dos ingredientes básicos para cualquier evento (incluidos los de gran lujo) pero ha llegado el momento de darles una vuelta de tuerca más.
Con imaginación, seremos capaces de reducir costes en las partidas más variadas y con la personalización, lograremos que los asistentes se sientan cómodos y en un ambiente exclusivo, puesto que habrá sido creado para ellos.
Se acabaron los tiempos fáciles donde sólo había que buscar lo más caro. Ha llegado el momento de aportar más. Ahora es cuando más sentido tenemos los organizadores de eventos.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

1 Comentario

  1. mireiadelgado

    Yo había dejado un comentario aquí pero creo que no se ha registrado. Blogspot me odia… como yo soy de WordPress!
    Decíamos ayer que lo que comentas es muy inteligente, y que lo difícil es llevarlo a cabo, pero que es verdad que los buenos profesionales son capaces de eso y de mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *