2

En el panorama empresarial, se pueden distinguir dos tipos de empresas: las que están acostumbradas a trabajar con estrategias de marketing y departamentos especializados y las que no han trabajado nunca así. Dentro de este último grupo, existe aún un grupo de empresas que aún se creen las mentiras del marketing. Son ideas que no se sabe muy bien de dónde han salido pero que están firmemente arraigadas en algunas empresas y que hacen que éstas desaprovechen los beneficios que se pueden obtener con esta área empresarial.
  1.  El marketing no vale para nada. No existe ninguna empresa grande que no trabaje el marketing, así que sí debe ser útil. El problema es que no es correcto preguntarse qué puede hacer el marketing por una empresa si no que hay que preguntarse qué es lo que quiere la empresa obtener a través del marketing. Si no se sabe qué es lo que se quiere del marketing ¿cómo se puede saber que no se ha conseguido? Lo primero que hay que hacer a la hora de comenzar a trabajar el marketing de una empresa es fijar los objetivos que queremos conseguir y después analizar de qué punto partimos y con qué medios. Debe existir siempre un trabajo detrás de cada acción y un porqué esa acción. La verdad sería que el mal marketing no sirve para nada. 
  2. El marketing es lo mismo que la publicidad. Toda la publicidad proviene del marketing, pero no todo el marketing es publicidad. Ya se ha dicho que el marketing tiene un trabajo muy importante de análisis y de planificación (¿qué, por qué, a quién, cuándo, en qué plazo, dónde, etc. etc. etc.?). La publicidad es una de las acciones que se puede llevar a cabo a raíz de los análisis y la planificación y aún así no es, ni mucho menos, la única acción que se puede hacer para lograr los objetivos.
  3. Cualquiera puede hacer marketing. El hecho de saber diseñar una web o un panfleto no es motivo suficiente para hacer marketing si no se acompaña de todo el trabajo adicional, previo y posterior a la acción de marketing concreta que se diseñe. “La web me la hace mi sobrino que sabe de ordenadores” puede ser un error garrafal que lleve a cualquiera a creer en la primera mentira (el marketing no vale para nada) si no es consecuencia y va acompañada de un gran trabajo de análisis y planificación. 
  4. Solo pueden hacer marketing los expertos. Los expertos cuentan con experiencia y especialización muy valiosa, pero no tienen la exclusiva del marketing. Es cierto que el trabajo en marketing es mucho y duro, pero conocer ciertas normas, tener ciertas aptitudes y conocimientos pueden servir perfectamente a un amateur a adentrarse en este campo.
  5. El marketing es caro. Algunas acciones de marketing son caras, como por ejemplo la publicidad en televisión, pero hay que recordar que un paso imprescindible para hacer marketing útil es saber qué medios existen. Si existen muchos recursos disponibles para el marketing, simplemente, habrá más libertad a la hora de escoger las acciones a llevar a cabo porque no habrá limitaciones en ese sentido.
¿Quieres aportar mentiras y verdades del marketing? No dudes en dejar tu comentario.
Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *