Cartel de promoción 2x1

0

Lo primero es aclarar: no tengo nada en contra de la promoción 2×1. Las promociones funcionan y son una de las acciones de marketing más utilizadas. Hasta los más pequeños negocios cuelgan algún cartel en un momento dado. Hay sí está el problema. A simple vista, parece sencillo establecer una promoción, pero nada más lejos de la realidad. Una correcta planificación y comunicación hará que la promoción sea todo un éxito. Hace tiempo ya publicamos cinco consejos para lanzar promociones, pero creo que merece la pena profundizar en el tema.

 

Diseñar la promoción dependiendo de qué queremos conseguir

Una de las cualidades de las promociones es la versatilidad que ofrecen. Pueden servir para captar nuevos clientes, aumentar las ventas en un momento puntual, generar ventas cruzadas, incluso fidelizar a los clientes habituales. Encontrar una promoción que pueda cumplir con todos estos objetivos a la vez sería una utopía. Lo es mejor centrarse en qué es lo que buscamos al lanzar la promoción.


Como en cualquier acción de marketing es necesario además establecer objetivos que sean medibles. Una vez finalizada la promoción, hay que seguir trabajando analizando los resultados, para saber si se han alcanzado los objetivos marcados. De estes manera sabrás también si merecerá la pena repetirla en un momento dado.

Con ese objetivo en mente, debes buscar un gancho atractivo para los clientes potenciales, algo que realmente les pueda atraer. Por otro lado, debes establecer las condiciones de la promoción: si se puede acumular a otra promoción, si se vincula a un tipo de compra (por ejemplo, compra online), etc.

Promociones y comunicación

Llegados a este punto, debes tener en cuenta otra cuestión: las promociones están además estrechamente relacionadas con la comunicación. Por un lado, para que la promoción consiga el éxito buscado deberás hacer la correspondiente publicidad. Para eso utilizarás cartelería en el punto de venta, anuncios en medios, publicidad en la web y redes sociales, notas de prensa… Aquí hay que hacer una meditación extra para analizar cuáles son los mejores canales para llegar al público objetivo y, de nuevo, está relacionado con el objetivo de la promoción. Sin embargo, por otro lado, las promociones también forman parte de la imagen global de la empresa.

Un ejemplo claro

Si te dedicas a un cliente que busca lujo y exclusividad rechazará cualquier tipo de promoción. Estarías desvirtuando esa imagen que busca. Es más, este mismo cliente podría incluso llegar a rechazar el propio negocio. ¿Eso significa que las promociones están limitadas a cierto tipo de negocios? Rotundamente, no. El diseño de la promoción variará y se cuidará la comunicación  para que la imagen de la empresa no se vea empañada. Por ejemplo, una empresa de moda de gama alta que desea reducir su stock en un momento dado, puede organizar una venta outlet en algún lugar distinto al punto de venta habitual. De esta manera, desvinculará la promoción de la imagen de marca al no publicarla en ningún canal habitual, ni su web ni redes sociales.

Los tres puntos que siempre tienes que tener en la cabeza sobre las promociones

  1. Lo que caracteriza una promoción es que es limitada en el tiempo. Si no está limitada en el tiempo (o por número de unidades, por ejemplo), no es una promoción.
  2. Las promociones son acciones de marketing muy útiles, pero no son las únicas acciones de marketing. Úsalas con moderación.
  3. Poner 2×1 en un papel lo puede hacer cualquiera. Hacer una promoción eficaz requiere análisis y trabajo.

¿Utilizas promociones en tu negocio? ¿Te habías planteado antes todos estos puntos? Cuéntanoslo, queremos conocer lo que haces en tu negocio. Entra sin llamar.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *