Regalos de empresa. Cómo acertar

0

Hace meses que los catálogos de cestas de Navidad llenan los buzones, pero ¿cómo acertar con los regalos de empresa para tus clientes? Los regalos de empresa forman parte de la comunicación y la imagen de la empresa. Pero también son una excelente forma de fidelizar clientes. Sin duda, éste es uno de los puntos a plantearse en la Navidad de una pequeña empresa y llevamos años hablando sobre ello. Mi consejo es que, si realmente decides dar regalos a tus clientes esta Navidad, lo hagas con cabeza. Por supuesto, lo mismo para cualquier otro momento.

Presupuestos ajustados

Ajustarse al presupuesto es uno de los principales problemas que pueden aparecer. Muchas veces queremos quedar bien con los clientes pero no gastarnos mucho en esos regalos de empresa. Antes de saber si tu presupuesto es alto o bajo, te propongo hacer una reflexión. Cuando hacemos un regalo personal a una persona querida, nuestro presupuesto suele estar fijado por dos variables: el dinero disponible que tenemos y el cariño o cercanía. En los negocios, ese cariño o cercanía se cambian por el valor como cliente. ¿Cuánto le facturamos al año? ¿Regalarías una botella de vino o una caja de bombones a una empresa a la que facturamos millones de euros? ¿Y un jamón 5J a una  que nos compra solo un par de miles de euros? Los regalos personales se dan por afinidad, pero estamos hablando de negocios y aquí, mandan los números.

Llegados a este punto, quizá haya que plantearse si a todos los clientes se les regala lo mismo o establecemos una jerarquía o incluso regalos personalizados. Toca hacerse una nueva pregunta ¿Qué importancia tiene ese cliente dentro de nuestra facturación?

El número de clientes a regalar es decisivo

Dependiendo del número de clientes, se puede valorar si se regala a todos o sólo a los más importantes. Si, por ejemplo, en nuestra empresa se cumple la regla del 80-20 (el 80% de la facturación proviene del 20% de los clientes), la respuesta puede ser regalar solo a ese 20%.

Si el número de clientes final que vamos a regalar es muy elevado, puede ser complicado ofrecerles un regalo de mucho valor. También será más complicado personalizar el regalo. Sin embargo, esto se puede solucionar estableciendo una jerarquía. Por ejemplo, distinguiendo entre los 10 mejores clientes y el resto.

Refuerza tu marca a través de los regalos de empresa

Si los regalos de empresa forman parte del marketing, tienen que reforzar tu imagen. Es verdad que es muy sencillo comprar X cajas de vino y que directamente se las envíen al cliente desde el proveedor. Probablemente, el cliente se sienta agradecido pero ¿se puede hacer más? Por supuesto. Podemos pensar en un regalo que apoye nuestra imagen. Por ejemplo, una empresa dedicada a la tecnología, podría optar por algo relacionado con ésto.

Entonces ¿nos olvidamos del vino? No hay porqué. No siempre es fácil encontrar un regalo que refuerce la imagen de la empresa. También podemos reforzar nuestra imagen a través del packing. El envoltorio, los detalles, el cuidado en el envío o en la entrega, también pueden ser una gran solución para lucir más un regalo más económico. ¡Y para diferenciarnos de la competencia!

Personaliza el regalo

Cuando hacemos un regalo, la intención es que ese regalo guste. Lo ideal, sería que pensaramos en nuestro cliente como pensamos cuando hacemos un regalo a una persona querida. Si el número de clientes lo hace viable ¡adelante! En la mayoría de los casos, sin embargo, esto no será posible. Sin embargo sí se podrá segmentar para acercarnos más a los gustos del cliente.

Desde luego, requiere más trabajo, pero será más fácil que cumpla su misión como herramienta de negocio. En todo caso, no olvides lo dicho antes, que también refuerce, de alguna manera, la imagen de marca.

Un detalle siempre se agradece

Imagina que eres una panadería. Tienes miles de clientes y más o menos todos tus clientes tienen un gasto similar. De hecho, el gasto no es muy alto, en realidad. Además distinguir entre unos clientes y otros puede ser peligroso porque la información fluye entre ellos y algunos pueden sentirse agraviados. Aún así, sería posible tener un detalle navideño ¿Por qué no regalar una galleta de jengibre a todo el que vaya a la panadería el día 24 de diciembre, por ejemplo?

A la hora de hacer un regalo a tus clientes, piensa siempre en cómo reforzar tu imagen y a la vez fidelizar a tus clientes. Esta acción aislada posiblemente no sirva de mucho, pero es un ladrillo más en la fortaleza de tu marca.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *