Qué datos tiene que incluir una base de datos de clientes

0

Una base de datos puede ser una pérdida de recursos o todo un filón, depende de cómo te lo platees. Piensa que uno de los mayores activos de una empresa es la información que posee, especialmente a lo que sus clientes y contactos se refiere. De hecho, es habitual en las empresas contar con grandes bases de datos de clientes creadas a lo largo de los años. Lo que no es tan habitual es sacar buen provecho de ellas. ¿Estás seguro que estás sacando todo el provecho a tu base de datos?

Una base bien construida

Para poder sacar todo el provecho a una base de datos, lo primero es tener una base de calidad. De poco va servir una base de datos con 10.000 contactos si la mayoría de ellos no están actualizados o si los datos están incompletos. De hecho, una base de datos desactualizada puede llevar al traste cualquier acción que quieras hacer con ella. Los contactos desactualizados incrementarán considerablemente los costes, de tiempo y presupuesto en cualquier campaña.

Base de datos

En todo caso, es mucho más beneficioso tener una base pequeña pero bien construida. Esto supone tener todos los contactos actualizados, completos y cualificados. En el lado opuesto estaría una base enorme donde los contactos no son los adecuados o no están completos. Este segundo caso solo nos servirá para perdernos en la información.

La importancia de recolectar nuevos datos

También es importante que la base se encuentre, no solo viva y actualizada, si no que además vaya aumentando con el tiempo. Para ello, hay que diseñar un buen sistema para recolectar los datos. Evidentemente, no todas las empresas tienen la misma facilidad para conseguir datos de los clientes o posibles clientes. Una tienda, por ejemplo, le resultará más difícil conseguir datos que a una autoescuela, donde cada alumno debe rellenar una matrícula. Sin embargo, los beneficios para una tienda de una base de datos bien aprovechada, serán enormes si, por ejemplo, la usa para anunciar nuevas colecciones.

Puede resultar más complicado en algunos negocios. Sin embargo, existen muchas alternativas como pueden ser los programas de fidelidad, el acceso a promociones especiales o incluso las redes sociales. En cada caso es necesario plantearse qué datos queremos recoger y para qué los vamos a utilizar.

Lo que tiene que incluir siempre nuestra base de datos

No existe una información concreta para que una base de datos sea útil y aprovechable. Cada empresa tendrá unas necesidades y su base de datos debe cubrirlas. Lo más importante es que cada empresa se plantee qué información va a necesitar, que todos los contactos estén completos y disponer de un sistema centralizado que permita tener un acceso fácil a la información.

Cuando nos planteamos qué información vamos a necesitar del contacto, no sólo hay que plantearse en los distintos medios a través de los cuales podemos comunicarnos con él, si no que es necesario pensar también en términos más globales. Para sacarle el mayor partido a la base de datos, en muchas ocasiones será necesario segmentarla y ofrecer información más personalizada. De esta manera, es primordial plantearse con qué tipo de parámetros vamos a segmentar.

Está claro que cuanta más información tengamos de cada uno de los contactos, más oportunidades tendremos para segmentarla. Sin embargo, cuanta más información, también necesitaremos una mayor capacidad de almacenamiento, encontraremos más dificultad para obtener contactos completos y más fácil será perdernos en la información. Es necesario hacer un trabajo previo y llegar a un punto de equilibrio.

Ya tengo la base de datos ¿y ahora qué?

Conseguir una buena base de datos es un trabajo duro. Ahora hay que asegurarse de sacar beneficio a todo este trabajo de construcción, recolección. Esta base de clientes es el cimiento para crear una estrecha relación con ellos. Con ella, se fomentarán acciones encaminadas a la fidelización de clientes. Todo ello, partiendo de una comunicación continuada y de interés.

Por otro lado, si nuestra base de datos incluye también leads o clientes potenciales podremos dirigir acciones encaminadas a incentivar la venta. Esto es conocido como remarketing. A través de una segmentación a clientes que no compran desde hace varios meses, por ejemplo, podremos ofreceles incentivos para que vuelvan a nuestro negocio.

En definitiva, saber quiénes son nuestros contactos, mantenerlos actualizados y accesibles, será la puerta de entrada al éxito para gran parte de acciones encaminadas a aumentar las ventas y la fidelización de tu empresa. ¿Cómo está de cuidada la base de datos en tu empresa? ¿Le sacas provecho a tu base de datos? Entra sin llamar.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *