0

Quien más y quien menos ya ha planificado o está planificando las estrategias y tácticas para el próximo año. Probablemente, las premisas sean varias ideas que no son nuevas: estamos en crisis, los presupuesto se reducen y, sin embargo, necesitamos aumentar ventas. Por ello, quiero presentar tres consejos simples que pueden ayudar a conseguir los objetivos presentados para el próximo año.

  1. Revisar los eventos anuales y plantearse si deben seguir, si se deben cambiar o si se deben eliminar. Por ejemplo, si todos los años organizamos un evento destinado a nuestros clientes para presentarles las novedades y reconocer a algunos de ellos, es posible que el evento empiece a estar “demasiado visto” por parte de nuestros clientes y haya perdido el interés. Además, podríamos plantearnos si realmente el mensaje de las novedades llega a aquéllas personas de la organización que nos interesan o se queda sólo en la representación que acude al acto. Quizá sea el momento de reorganizar el evento y darle aires nuevos, cambiando el ambiente, ofreciendo las novedades a tiempo real a través de un evento digital, etc. Las posibilidades de sorprender son muchas  y los resultados del efecto sorpresa, por todos es conocido, que suelen ser muy buenos. 
  2. Plantearnos la mejor opción para conseguir el objetivo marcado y al menor coste. Por ejemplo, nuestra empresa quiere fidelizar y estrechar lazos con sus mejores clientes. Para ello, una magnífica opción sería organizar un viaje exótico donde agasajarles y premiarles por su fidelidad. Sin embargo, esta opción plantea dos problemas: uno, el presupuesto, que suele ser elevado, y otro, que el número de clientes que pueden optar a estar en el viaje, probablemente sea menor que el número de clientes con los que nos gustaría estrechar lazos. Llegados a este punto, la alternativa no es tirar la toalla, sino buscar la mejor opción para conseguir el objetivo marcado al menor coste. Quizás, investigando un poco, a nuestros clientes les gusta jugar al futbol o al golf, por lo que podríamos organizar un pequeño torneo donde compartieramos con ellos momentos distendidos donde estrechar lazos y a la vez, se sientan más unidos a nuestra empresa. 
  3. Dar una vuelta de tuerca más al evento. Por ejemplo, nuestra empresa necesita desesperadamente aumentar la base de clientes y para ello decide acudir a una feria sectorial. A la hora de organizar esta feria, debemos tener claro que el objetivo es captar nuevos clientes. Todo debe estar diseñado para que este objetivo se cumpla, desde el diseño del stand, donde quizá primaremos que sea llamativo, frente a promover zonas de reunión o relax donde puedan apalancarse clientes ya conocidos (para hablar con ellos quizá tengamos una pequeña liga de fútbol) hasta el modus operandi del personal que acudirá. Seguro que si pensamos en opciones, se nos ocurran distintas maneras de captar datos de posibles clientes, incluso más allá del típico sorteo. 

Aún se podrían dar muchos más consejos a la hora de plantear los eventos del año que viene. De hecho, por no aburrir he eliminado un par de ellos. En todo caso, todos ellos se pueden resumir en uno global y útil para cualquier acción de marketing: plantear los eventos siempre teniendo como timón el objetivo fijado, que debe ser claro y completamente definido.

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *