0

Un evento es, dentro del mundo del marketing, una excepcional herramienta de comunicación. Existen muchos tipos de eventos, pero lo que tienen en común todos ellos, y lo que les da ese carácter excepcional a la hora de comunicar, es la presencia física tanto del emisor como del receptor del mensaje. Esta característica obvia, permite que el mensaje sea emitido y recibido a través de los cinco sentidos, algo que sólo ocurre con esta herramienta de comunicación.
¿Suena fantástico, verdad? Los emisores recibirán un mensaje no sólo racional sino también emocional, lo que favorecerá la interiorización del mensaje. Parece un plan perfecto para cualquier departamento de comunicación aunque lógicamente no es una receta mágica. El principal fallo que se puede cometer es la emisión de distintos mensajes contradictorios. Un ejemplo claro sería una empresa que acude a su feria sectorial con un eslogan basado de la innovación tecnológica pero que acude con los mismos productos (y folletos) de siempre. Por muy grande que pongan el eslogan, el visitante que ya les conozca sabrá que eso no son más que palabras y eso será lo que interiorizará.
De esta manera, la coherencia de los mensajes emitidos es la base para una correcta comunicación en los eventos. Si, además, utilizamos una correcta combinación de las herramientas de comunicación, apoyando el mensaje que queremos lanzar, el éxito de nuestra comunicación estará asegurado. 
Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *