0

Estaba prometido en la entrada Con amigos es más fácil y las promesas hay que cumplirlas. La búsqueda de una idea genial que permita, con un presupuesto limitado, conseguir grandes objetivos es algo que está al alcance de la mano para cualquiera. Sólo hay que parase a pensar y darle un par de vueltas al asunto, pero si no sabes por dónde empezar, aquí tienes unos pasos básicos que te pueden servir de ayuda:

  1. Analiza cuidadosamente la situación y el resultado que quieres conseguir. Cuanto más concretes tu objetivo y más realista seas en cuanto a la situación, más fácil será dar con la idea genial que te lleve a conseguirlo. Por ejemplo, tu objetivo puede ser vender más, pero una estrategia para vender más nunca será una idea genial porque es un objetivo demasiado amplio. A lo mejor lo que quieres es vender más a nuevos clientes y afinando más aún, vender más a nuevos clientes a través de la tienda de la web y afinando más aún, vender más a nuevos clientes a través de la web para esa gama de productos concretos que te dan un margen mayor pero, siendo realista, sólo los antiguos clientes entran a ver estos productos, así que el objetivo se puede trasladar hacia más visitas nuevas a esa gama de productos en la tienda online… y desgranando cada vez más el objetivo y la situación, crearás un objetivo realista al que llegar con tu idea genial.
  2. Busca inspiración: la competencia, las sugerencias de los clientes, qué hacen en otros sectores, en otros ámbitos, qué ideas te ofrece internet, cómo convence el prota de la última peli que viste al otro para que hiciera lo que él quería, qué estrategia utiliza tu sobrino, nieto o hijo para que le dejes salir hasta más tarde o para que le compres esas zapatillas que no valen su precio… En fin, la inspiración y las ideas refrescantes son como las ondas de FM, están rodeándote, solo hay que sintonizarlas.
  3. Apunta en un papel, o en donde sea, cualquier idea que se te ocurra. No importa que sea tonta, descabellada, imposible o absurda. La idea genial se nutre de las locuras y de cien ideas desechadas. Si crees que tu primera idea es la idea genial, probablemente estés equivocado, pero no la tires a la papelera, porque te va a resultar muy útil conservarla. 
  4. Sé flexible. Como los experimentos científicos, es posible que la idea genial sea perfecta para un entorno perfecto, pero ese entorno no sea el real. Probablementela idea original no tenga nada que ver con la acción que se ponga en práctica. La idea genial tendrá que adecuarse a un presupuesto y a unas circunstancias concretas que la moldearán y harán de ella la Idea Genial que necesitas.
  5. Sé arriesgado.La idea genial no la ha hecho nunca antes nadie, o al menos no en este sector, o no en este tamaño de empresa, o no de esta manera… Si no existen antecedentes de esta idea, tampoco exiten resultados previos que te permitan saber cómo va a funcionar, pero como en las inversiones, a mayor riesgo, mayor rentabilididad.
  6. Incluye parámetros que te permitan ir evaluando cómo funciona la acción para hacer las modificaciones necesarias. Al no haber resultados previos y dado que es una idea arriesgada, siempre existen probabilidades que la idea no sea tan genial como parecía al principio, pero si podemos reaccionar a tiempo podremos reducir los riesgos. Y si la idea realmente es una idea genial que funciona, quizá se pueda incluso mejorarla. 
  7. Inténtalo. De nada sirve tener una idea genial que nunca verá la luz. Hacer siempre lo mismo para conseguir siempre los mismos resultados, a parte de ser un poco absurdo, es bastante aburrido. 

Cuéntanos tu opinión, ¿qué más ideas añadirías para conseguir nuestra idea genial?

Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *