0

La imagen es algo que, todo el mundo sabe, es importante a la hora de vender, no solo en las grandes empresas, si no en cualquier negocio. Sin embargo, la rutina e intentar ahorrar costes, hace que en muchos casos esa imagen se descuide. Evidentemente, cualquiera prefiere trabajar con material y en un entorno de calidad y estético, pero muchas veces, al conocer el coste que supone, se rechaza éste y se opta por soluciones mucho más económicas que, a la larga, pueden ser caras al perjudicar la imagen que la empresa o el producto proyectan. De igual modo que la empresa valora su producto o su servicio y considera que éste merece el precio que tiene, es necesario que se lo muestre a sus clientes potenciales con el correspondiente valor.
Para conseguir una imagen que se adapte a la empresa, se deben seguir unos pasos básicos:

  1. Adecúa la imagen a la imagen que quieres proyectar. Por ejemplo, un local de hostelería con una carta selecta no puede permitirse poner manteles de papel aunque con eso ahorrara costes. Sin embargo, si el local es de barrio con oferta de menú del día, podrá poner manteles de papel para ahorrar costes, pero no podrá subir los precios del menú o exigir la reserva anticipada.
  2. Ante situaciones donde el presupuesto sea más limitado de lo necesario, buscar soluciones alternativas. Probablemente con un poco de imaginación se pueda encontrar una opción que se ajuste al presupuesto, aunque el camino para llegar no sea sencillo. Siguiendo con el ejemplo anterior, el local más selecto puede utilizar manteles individuales o caminos de materiales diferentes a los habituales, ni de tela ni de papel… Imaginación al poder. 
  3.  Lo que cuesta mantener la imagen no se debe considerar un gasto si no una inversión. Es difícil de medir el retorno de la inversión, por ejemplo, en el packing de nuestro producto, pero ¿es igual de buena una crema facial en tarro de cristal y guardada en una caja que una en tarro plástico y envuelta en celofán? Esto nos lleva de nuevo al punto uno. 
  4.  La imagen hay que mantenerla. Quizá el presupuesto hoy permita lo más exclusivo y de mayor calidad en el mercado, pero hay que tener en cuenta que esa imagen habrá que mantenerla en el tiempo. Hay que pensar no sólo en corto plazo, sino también en el medio plazo ¿Se podrá mantener ese presupuesto? ¿Existe alguna alternativa más económica que mantenga el nivel de imagen si el presupuesto se reduce? 
  5.  Además de mantener la imagen en el tiempo, hay que ofrecer coherencia a través de los distintos elementos que forman la imagen. De poco servirá una tarjeta de visita y un dossier de empresa tremendamente exclusivos si, por ejemplo, el comercial que lo entrega no va correctamente aseado.
La imagen, tomada en el sentido más amplio de la palabra, la conforman muchos aspectos distintos que acompañan y añaden valor al producto. Ser consciente de la imagen que se quiere proyectar, buscar el equilibrio, mantener la imagen en el tiempo… Son pequeños gestos que nos ayudarán a vender ¿quién no está dispuesto a pagar por vender más y mejor? ¿Estáis de acuerdo?
Opt In Image

Apúntate y recibe los mejores consejos y trucos del marketing que funciona

Tranquilo, somos muy moderados en el envío y si no te gusta lo que recibes, puedes darte de baja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *